14 nov 2018 | Actualizado: 11:50

El Informe Soria refleja las mismas carencias del SNS detectadas por el Informe Abril hace veinte años

Un total de 35 expertos concluye que el problema de financiación es estructural, no coyuntural, y auguran que, si se sigue igual, en cinco o diez años el SNS será insostenible

Martes, 08 de febrero de 2011, a las 10:33

El ex ministro de Sanidad, Bernat Soria, junto a una representación de los 35 expertos encargados de elaborar el informe.

Javier Leo / Redacción / Imagen: Pablo Eguizabal. Madrid
Con casi veinte años de diferencia, el Informe Soria y el Informe Abril coinciden al ofrecer un diagnóstico de los principales problemas de sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS): falta de recursos para la Atención Primaria y poca relevancia de las estrategias preventivas en un sistema que todavía no está preparado para atender de forma eficiente al paciente crónico.

Así se desprende de las conclusiones del Informe Bernat Soria, presentado en un desayuno informativo organizado por Abbott y Europa Press. Este documento de 121 páginas recoge las opiniones de todos los agentes del SNS -- 35 expertos entre los que figuran desde pacientes hasta profesionales, gestores y administración-- sobre las debilidades de la sanidad española y las posibles soluciones a su crisis de sostenibilidad.

A la izquierda, José Martínez Olmos, secretario general de Sanidad, junto a Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin. A la derecha Juan Abarca, secretario general de IDIS charla con el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín.


El Informe Abril, presentado en 1991, ya reflejaba el poco relieve de la Medicina Preventiva en el conjunto del SNS. Dos décadas más tarde, Soria ha pedido "un esfuerzo en prevención", capítulo al que ahora se dedica sólo un 1,2 por cien del gasto sanitario y que necesitaría al menos el 3 por ciento. "España es buena curando enfermedades agudas, pero no en la prevención de patologías", ha señalado.

Varios representantes del Ministerio de Sanidad se han unido para escuchar al ex ministro. De izquierda a derecha: Roberto Sabrido, presidente de la Aesan, y Francisco Valero director general de Ordenación Profesional y Cohesión del SNS. A la derecha Consuelo Sánchez Naranjo, subsecretaria de Sanidad y Política Social, junto a Carmen Moya, directora general de la Agencia de Calidad del SNS.

De izquierda a derecha: Alberto de Rosa, director general de Ribera Salud; Gaspar Llamazares, presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso; Pilar Grande, portavoz del PSOE en la misma comisión, y Julio Zarco, presidente de Semergen.

Una “burbuja sanitaria” que puede explotar y un Pacto por la Sanidad todavía por llegar.

El problema del SNS "no es cosmético, es quirúrgico".

A su juicio, sería demasiado cargar con esta tarea sólo a la Atención Primaria, que resuelve el 70 por ciento de los casos con sólo el 2 por ciento de PIB como recurso. Según Soria, igual que hablamos de burbuja inmobiliaria, se podría hablar de "burbuja sanitaria", un problema que “se nos comerá” si no se buscan soluciones al hecho de que el SNS atiende a un 40 por ciento de pacientes polimedicados que "consumen recursos que no tenemos".

"Es un problema quirúrgico, porque lo hemos diagnosticado a tiempo y podemos intervenir", ha insistido, recalcando también que es imprescindible lograr un Pacto de Estado por la Sanidad para que el SNS "pase sin hipotecas" a las próximas generaciones y con las actuales características de universalidad, equidad y gratuidad. No obstante, ha aseverado, “el problema del sistema es estructural, no coyuntural y, si sigue igual, se hará insostenible en cinco o diez años”.

El copago “no es la solución mágica”

Por otra parte, el ex ministro de Sanidad también ha destacado que el copago "no es la solución mágica" a la sostenibilidad del SNS y que este "no es el momento" para su implantación en los servicios sanitarios, porque "existen dudas" sobre el hecho de que sea una medida efectiva y equitativa, además de que podría "tener efectos adversos" para el paciente, informa Ep. No obstante, apuesta por debatir sobre copago en el futuro como "una forma de contraprestación".

Soria descarta el copago para mejorar la sostenibilidad.

La industria tiene una "pésima" imagen ante la sociedad.


Asimismo, en relación con la industria farmacéutica, los expertos consultados han reconocido su importante papel en la investigación y en la formación de los profesionales sanitarios. Sin embargo, reconocen que estas empresas tienen "mala imagen" en la sociedad debido a que utilizan técnicas de marketing demasiado agresivas con los profesiones y parece que "lo único que buscan son beneficios". “Queremos que pongan por encima la salud y por debajo las ventas y los beneficios”, ha subrayado.

Los representantes del Partido Popular, presentes y pasados, tampoco han querido perderse el acto. De izquierda a derecha: Jesús Aguirre, senador del PP; Juan José Güemes, ex consejero de Sanidad madrileño, acompañado por Joaquín Martínez, director gerente del 12 de Octubre. A su derecha, Mario Mingo, portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Congreso.