13 nov 2018 | Actualizado: 21:20

El Infanta Sofía de Madrid, máxima distinción medioambiental en edificios

Se evalúa e impacto en la salud, la energía el transporte y el agua, entre otros aspectos

Martes, 04 de junio de 2013, a las 19:43

Redacción. Madrid
El Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes, perteneciente a la red sanitaria de la Comunidad de Madrid, se ha convertido en el primer centro hospitalario de España en obtener la certificación Breeam (siglas en inglés del “Método de Aseguramiento Ambiental del Centro de Investigación de la Construcción”) para edificios en uso.

En un acto celebrado en la Consejería de Sanidad autonómica, el director general de Gestión Económica y de Compras de Productos Sanitarios y Farmacéuticos, Jesús Vidart, junto con el director general de Investigación, Formación e Infraestructuras Sanitarias, Miguel López-Bravo; la directora gerente del Infanta Sofía, Rosa Bermejo; y el director general de la Sociedad Concesionaria Hospital del Norte –impulsora del proceso para obtener la certificación– Ramón Piñeiro, han recibido el certificado de manos de la directora de Breeam España, Ana Luisa Cabrita.

El director general de Gestión Economica del Sermas, Jesus Vidart, presenta las medidas de ahorro energético del Sermas.

Para la obtención del Breeam por edificios “en uso”, se evalúa el impacto en diez categorías: gestión, salud y bienestar, energía, transporte, agua, materiales, residuos, uso ecológico del suelo, contaminación e innovación. La Sociedad Concesionaria y la Dirección del Hospital Infanta Sofía, cuyo edificio contaba con buenas condiciones de sostenibilidad ambiental, han hecho un importante esfuerzo para reducir el impacto ambiental de su actividad y obtener la certificación.

Las medidas de ahorro energético introducidas incluyen, entre otras, el diseño de nueva programación para el comportamiento de las instalaciones en invierno y en verano, la instalación de programadores astronómicos y automáticos para el alumbrado exterior, la monitorización on-line de la instalación de climatización o el cambio de rótulo exterior por tecnología LED.

Así, las medidas aplicadas han conseguido reducir el 5,84 por ciento el consumo anual de electricidad, y un 22,71 por ciento el consumo de gas.

En el apartado de la gestión de residuos se ha reforzado la formación del personal y establecido métodos de control y seguimiento, entre otras medidas. De esta forma se ha conseguido un descenso del 4,1 por ciento en su producción, con un total de 40.807 kilos de residuos generados menos al año.

Entrega del certificado BREEAM de sostenibilidad ambiental. La gerente del Hospital Infamta Sofía, Rosa Bermejo (tercera por la izq.), y el director de la concesionaria Hospital del Norte (segundo por la izq.), entre quienes posan en la recepción del certificado.

Además, la mejora en la gestión del servicio de lavandería redujo el 13 por ciento el volumen del procesado de ropa. Todas estas medidas equivalen a haber dejado de emitir a la atmósfera 2.259,4 toneladas de dióxido de carbono sólo en 2012. Lo que a su vez equivale a evitar la tala de 4.518 árboles.

La acreditación obtenida por el hospital se divide en dos certificaciones Breeam independientes: una que evalúa la sostenibilidad del edificio, con calificación de “Bueno”, y una segunda que evalúa su gestión, que ha obtenido la calificación de “Muy Bueno”.

El certificado Breeam “en uso” está destinado a ayudar a los administradores y gestores de edificios a reducir gastos de funcionamiento y mejorar el rendimiento medioambiental de los edificios ya construidos.

Breeam es el método de evaluación y certificación de la sostenibilidad de las edificaciones líder en el mundo, con más de 20 años de experiencia y más de 245.000 edificios certificados

Con ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el miércoles 5 de junio, Jesús Vidart informó asimismo de otros avances medioambientales del Servicio Madrileño de Salud.

Ahorro de más de dos millones al año en consumo energético

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha iniciado la implantación, dentro de su objetivo de ahorro económico y mejora medioambiental, del plan de eficiencia energética para los hospitales de la región. El marco de gestión administrativa creado por la Dirección General de Gestión Económica y de Compras de Productos Sanitarios y Farmacéuticos del Servicio Madrileño de Salud, ha sido ya utilizado por el Hospital de El Escorial y el Hospital de La Fuenfría, en Cercedilla, y le seguirá en las próximas semanas el Hospital Santa Cristina, de la capital.

Otros dieciséis centros hospitalarios de la red de la Comunidad están en diferentes fases para seguir los mismos pasos. Con esta medida la Comunidad prevé ahorrar más de dos millones de euros al año una vez la medida esté implantada y todo el ahorro revierta en los centros.

Los hospitales son infraestructuras con un alto consumo de energía. No sólo porque deben estar operativos las 24 horas al día los 365 días del año, también por la necesidad de disponer constantemente de suministro, equipamiento médico, requisitos especiales de climatización, calidad del aire y control de enfermedades. De ahí la relevancia de obtener una mayor eficiencia en el consumo de energía para reducir el coste económico y el impacto ambiental.

El Plan de Eficiencia Energética del Servicio Madrileño de Salud contempla diferentes modalidades de gestión para que los hospitales consigan un doble ahorro energético y económico, adaptadas a las diferentes condiciones de cada centro. Una de estas modalidades, la de ahorro compartido, es la que han utilizado el Hospital de El Escorial y el Hospital de la Fuenfría.

El ahorro se consigue sin inversión previa La medida se articula a través de las inversiones y actuaciones de una empresa especializada para ahorrar energía. El ahorro económico derivado se reparte durante un periodo establecido entre la empresa y el hospital. De esta forma la administración pública no debe hacer desembolso alguno y, tras concluir el periodo establecido por ambas partes, todo el ahorro derivado revierte en el presupuesto hospitalario. La ejecución del contrato, de dos años de duración, se prevé supondrá una reducción de entre el 15 y el 20% en el consumo eléctrico anual.

La entidad adjudicataria en el Hospital de El Escorial ha iniciado su actividad haciendo un estudio exhaustivo de las condiciones del centro, tomando los valores de potencia lumínica, temperaturas de confort, inventarios de equipos consumidores y lecturas eléctricas detalladas, entre otros parámetros.

Control del alumbrado y climatización

A partir de ese estudio se desarrollan actuaciones como la adecuación de la tarifa eléctrica, la gestión y control del alumbrado interior y exterior; las conexiones y funcionamiento de los transformadores existentes y la rectificación de los consumos eléctricos. Todo ello se concreta en la instalación de detectores de presencia, controladores horarios y temporizadores, interruptores crepusculares, renovación de equipos, entre otras.

Por su parte, el Hospital de la Fuenfría ha adjudicado en concurso público las medidas de eficiencia energética. El plan previsto para este centro, que se inicia el próximo mes de agosto, ha establecido un ahorro del 19 por ciento en el consumo directo de combustibles fósiles, y del 43% de ahorro en energía eléctrica. Las actuaciones elegidas incluyen la sectorización del sistema de calefacción y el cambio de iluminación de las áreas de hospitalización.

Otros modelos de ahorro adaptable a los hospitales

La segunda modalidad que desarrolla el Plan de Eficiencia Energética, permite acometer la gestión de la demanda energética de los centros de manera integral, además de realizar el servicio de mantenimiento de las inversiones que se realicen.

De esta forma, y teniendo en consideración, como valor referencial el 95 por ciento del consumo energético actual, se pretende realizar contratos mixtos de suministro, obra y servicio para optimizar en al menos un 5 por ciento los consumos actuales y modernizar con las inversiones las instalaciones actuales.

A la vanguardia en gestión medioambiental

Los hospitales madrileños desarrollan un esfuerzo constante por mejorar su gestión ambiental, y han registrado importantes hitos en este ámbito. Así, el Hospital Clínico San Carlos ha recibido numerosos reconocimientos nacionales e internacionales por su excelente gestión ambiental desde hace años, incluido el premio de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea; el Hospital de Fuenlabrada, otro de los abanderados en este campo, dispone, por ejemplo, de más de 200 metros cuadrados de placas solares térmicas, que suponen un notable ahorro energético.

El Hospital La Paz cuenta con un Punto Limpio para la gestión de residuos único en el ámbito europeo. Asimismo La Paz y un buen número de centros hospitalarios madrileños, como el Gregorio Marañón, el Hospital de Getafe y el Hospital del Henares, en Coslada, entre otros, cuentan con la certificación ISO 14001 de aseguramiento de la calidad en sistemas de gestión ambiental.