19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

El Idival publica la secuenciación completa de un linfoma

Conocer las mutaciones presentes en las células cancerosas permite buscar terapias más eficaces, y con ello mejorar el tratamiento e incrementar la curación

Sábado, 25 de enero de 2014, a las 16:39
Redacción. Santander
El Grupo Genómica del Cáncer del Instituto de Investigación Marqués de Valdecilla (Idival, antiguo Ifimav) ha publicado por segunda vez en España la secuenciación completa de un tumor, concretamente del linfoma esplénico de zona marginal, un proyecto que aparece en el último número de la revista ‘Leukemia’, la de mayor impacto en su especialidad.

La importancia de la secuenciación del genoma de los diversos tipos de cáncer radica en que permiten, por un lado, diagnosticar a los pacientes en fases iniciales de la enfermedad, y, por otro, identificar los genes mutados sobre los que dirigir nuevas terapias, lo que implica lograr tratamientos más específicos y, por tanto, más eficaces.

El trabajo del Idival, cuya primera autora es Nerea Martínez, se ha llevado a cabo en colaboración con hematólogos de varios hospitales españoles y europeos, y ha consistido en la secuenciación genómica de células tumorales y normales de 15 pacientes con este tipo de linfoma. En la secuenciación han participado el Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria y el Centro Nacional de Análisis Genómico, de Barcelona.

La secuenciación genómica de un tumor es “un trabajo muy complejo, de muchos años y muy costoso”, explica Miguel Ángel Piris, responsable del Grupo Genómica del Cáncer del Idival. En este caso, la financiación ha procedido del Ministerio de Economía y Competitividad, la Sociedad para el Desarrollo Regional de Cantabria (SODERCAN) y la Asociación Española contra el Cáncer.

Los linfomas, tumores de células del sistema inmune que suelen originarse en los ganglios y otros órganos linfáticos, constituyen una de las principales líneas de investigación del grupo que dirige Miguel Ángel Piris. Se trata de un cáncer de muy amplio espectro, pues se conocen hasta 60 tipos de linfomas.

“Cuanto más profundizamos en la clasificación de los linfomas, mayor es el éxito al tratarlos, porque podemos buscar terapias más específicas”, señala el investigador, que añade que “actualmente somos capaces de curar un 60 por ciento de todos los linfomas”.