Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:50

El IDIS señala a Castilla-La Mancha como “ejemplo” de colaboración público-privada

Considera que así se ha permitido a la población un “acceso incuestionable” a la sanidad

Jueves, 10 de octubre de 2013, a las 19:22

Redacción. Madrid
Las reacciones en torno a la derivación de pacientes a clínicas privadas de Madrid desde Castilla-La Mancha siguen sucediéndose. La última de ellas ha llegado desde el Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS), que ha señalado a esta comunidad como “ejemplo” de colaboración público-privada.
 

Javier Murillo, presidente del IDIS.

A través de un comunicado, la entidad encargada de la puesta en valor del sector privado ha destacado que la colaboración entre ambas provisiones ha permitido “un acceso incuestionable de la población al sistema sanitario” en la comunidad, destacando que el 31 por ciento de los hospitales son de titularidad privada y que en ellos se llevan a cabo el 20 por ciento de los actos quirúrgicos de la comunidad.

Desde el IDIS se ha vuelto a hacer hincapié en los beneficios que conlleva la colaboración público-privada, sobre la que asegura que se trata de una fórmula “ampliamente validada y asentada” tanto en España como en el resto de países occidentales. Asimismo, se explica que los conciertos están orientados a desahogar las listas de espera de la pública, además de ofrecerle apoyo para cumplir con los decretos de tiempo máximo de respuesta.

La entidad que preside Javier Murillo ha ensalzado tanto la eficiencia como la importante inversión realizada para la provisión de equipamiento de alta tecnología de las entidades del sector privado. A su vez, ha reiterado su apuesta por la optimización de recursos entre los ámbitos público y privado en pos de los “máximos niveles de asistencia sanitaria”.
Además, ha mostrado su postura de futuro, basada en un flujo abierto de pacientes entre los dos sistemas de aseguramiento y provisión, de tal forma que sean éstos quienes decidan en cada momento qué entorno quiere utilizar.

Para ello son indispensables unos criterios de interoperabilidad perfectamente asentados, una historia clínica accesible por todos los profesionales y un reconocimiento mutuo de las intervenciones realizadas por unos profesionales y otros. Ello evitaría duplicidades y redundaría en una mayor eficiencia que dotaría sin duda de estabilidad y garantía al modelo.