Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

El ICS sopesa dar forma a unidades de gestión clínica en sus hospitales

Su condición de empresa pública le dota de la autonomía necesaria para hacerlo

Jueves, 22 de enero de 2015, a las 18:12
Javier Barbado. Madrid
El Instituto Catalán de la Salud (ICS) sopesa formalizar unidades de gestión clínica (UGC) en sus ocho hospitales con estructura y funciones similares a las castellanoleonesas, de implantación reciente, como parte de su plan de organización anunciado esta misma semana y que, a largo plazo, adaptará la estructura normativa de la entidad “a la realidad” de la sanidad catalana, tal como lo ha expresado a Redacción Médica su directora general de Recursos Humanos, Sara Manjón.

Sara Manjón, directora de RRHH del ICS.

Pero no solo se contemplan las UGC para llevar a cabo ese cambio adaptativo, sino muchas otras modalidades de gobernanza clínicas y asistenciales que existen pero no son reconocidas como tales en los boletines oficiales. De nuevo en palabras de Manjón, se trata de detectar lo que ya sucede en los hospitales y centros de salud del ICS, y, de forma paulatina, acondicionar el reglamento institucional para que esa realidad sea reconocida: “Una de las soluciones podrían ser las UGC como forma de organizarse, pero no son la única: también tenemos unidades de gestión asistenciales o equipos de Atención Primaria con liderazgo profesional o del conocimiento que potencian determinados ámbitos de la práctica clínica que no están identificadas o reconocidas en la estructura”, ha recalcado.

Según la responsable de personal del ICS, este organismo no es ajeno al constante cambio a que está sometida la sanidad con la aparición de nuevos roles profesionales que requieren de modificaciones consecuentes en las leyes institucionales (la normativa organizativa del organismo catalán data de 1985 con algunas revisiones en 1992, 1997, y, en 2006, un decreto regulador de las gerencias territoriales).

Para llevarlas a efecto, la Dirección de Recursos Humanos encabeza un proyecto con tres vertientes: adaptar el reglamento del ICS, tan antiguo, a esos nuevos papeles de los profesionales (“no es lo mismo un jefe de Servicio que dirige a cuatro personas que otro, de un hospital diferente, a cargo de 80; y lo mismo se puede decir del director de un centro de Atención Primaria”); identificar los puestos-clave de los centros, y, en tercer lugar, personalizar el grado de competencia, planes de formación y de carrera profesional, etc.

Cambios en la cúpula del Vall d’Hebron   

Preguntada por la posible relación del plan reorganizativo del ICS con la destitución, esta semana, del gerente del Vall d’Hebron de Barcelona, José Jerónimo Navas, y de la gerente del Ámbito de Atención Primaria de Barcelona Ciudad, Pilar Solans, la entrevistada ha dejado claro que no tienen nada que ver una cosa con la otra, pese a que el primero ha sido nombrado director de un área de nueva cuña dedicada a la innovación en el Instituto, desempeño que “sí” se asocia al proyecto.

“[Las destituciones] nada tienen que ver [con el plan organizativo]; la organización, en un determinado momento, decide implantar una serie de cambios y busca otro tipo de perfiles, pero un proyecto no es consecuencia del otro”, ha explicado. En cuanto al área de innovación –ha incidido– “sí [tiene que ver con el proyecto] pues somos una organización de conocimiento, el cual lleva implícita la innovación; disponemos de más de 38.000 trabajadores y necesitamos de un área que detecte, lidere y potencie los proyectos profesionales relacionados con la innovación, de modo que, en ese sentido, su creación responde a una línea estratégica para la que el doctor Navas, por su currículum y background, es quien mejor puede llevarlo a cabo”, ha sentenciado.

Cercanía de las elecciones autonómicas

Con relación a la cercanía de las elecciones autonómica (además de las generales) y su posible influencia en el desarrollo del proyecto reorganizativo del ICS, Manjón ha ratificado que, dado que este instituto funciona como una empresa pública desde hace unos pocos años (no está inserta en la Administración catalana de forma directa, sino que dispone de cierto grado de autonomía decisoria debido a esa condición jurídica), el plan se ejecutará con independencia de los resultados comiciales (o, en todo caso, éstos no marcarán “un antes y un después” en el programa de acciones establecido).