10 dic 2018 | Actualizado: 19:10

El ICS no cederá a las presiones sindicales en Bellvitge

Recalca que la situación en el hospital es de “absoluta normalidad”

mar 22 julio 2014. 15.55H
Redacción. Barcelona
El Instituto Catalán de la Salud (ICS) ha asegurado que la situación asistencial en el Hospital de Bellvitge es de “total normalidad” y que no obligará a cambiar de unidad a los 13 pacientes que se niegan a dejar su habitación para protestar contra el cierre de camas durante los meses de verano.

El gerente del hospital, Alfredo García.

En un comunicado emitido este martes, el ICS manifiesta que los 13 pacientes amotinados “están recibiendo la misma asistencia y servicios de hotelería que el resto de pacientes del hospital y en ningún caso se les obligará a hacer nada que no quieran”.

El organismo que gestiona el centro acusa a los sindicatos de desinformar “por intereses particulares” a los pacientes que están ubicados en plantas que está previsto cerrar durante los meses de verano.

En cumplimiento de la planificación de verano, el hospital clausuró una unidad de hospitalización a principios de julio y tiene pendiente el cierre de otras tres unidades en las plantas tercera, novena y décima, donde están los pacientes que se niegan a cambiar de cama.

Uno de los usuarios en rebeldía es Dani Sierra, ingresado en la unidad de traumatología desde principios de este mes, que ha criticado haber recibido “coacciones” por parte del hospital para que cambiara de habitación.

“Yo me niego a moverme porque quiero defender la sanidad pública, porque lo quieren privatizar todo y no quiero en el futuro ser como uno de los enfermos que hay en urgencias que están esperando cama cuando en mi planta hay camas vacías”, ha explicado Dani Sierra. Los sindicatos critican que el cierre de camas de hospitalización está provocando el colapso de los servicios de urgencias, donde hay enfermos que se pasan varios días sin poder ingresar en planta.

La representante del sindicato Metges de Cataluña el Hospital de Bellvitge, Teresa Fuentelsaz, ha declarado que “el cierre de camas está repercutiendo en los pacientes, que han decidido rebelarse porque este hospital es del pueblo”. El centro ha informado de que este mediodía había 27 pacientes en urgencias pendientes de ser trasladados a una planta de hospitalización y ha asegurado que todos tendrán cama durante este martes.