Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

El Hospital Virgen de La Arrixaca implanta el primer stent Omega

Mariano Valdés, jefe del Servicio de Cardiología, ha sido el encargado de la intervención

Viernes, 25 de marzo de 2011, a las 14:59

Redacción. Murcia
El Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia ha implantado, por primera vez en España, un stent metálico de cromo-platino Omega™, que recientemente ha recibido la marca CE. El autor de la intervención y jefe del Servicio, Mariano Valdés, ha explicado a Publicación Médica de Cardiología que “el nuevo stent es más flexible y se ve mejor, por lo que se puede llegar con facilidad a lesiones a las que antes no se llegaba”.

Mariano Valdés, jefe del Servicio de Cardiología de La Arrixaca.

El profesor Valdés ha señalado que “la intervención en sí no supone ninguna novedad, salvo por las características del stent”. “Todos los stents de nueva generación son mejores que los anteriores: son más flexibles, más finos, navegan mejor a través de las arterias y se ven mejor. Es la gran ventaja. Siempre que sale un stent nuevo de una casa importante, como puede ser Boston Scientific, supone una mejoría si lo comparamos con el propio stent antiguo de la misma compañía”, ha comentado este cardiólogo.

Stent metálico de tercera generación implantado en España
La compañía Boston Scientific ha indicado que el dispositivo Omega “incorpora una singular aleación de cromo-platino (PtCr), diseñada, específicamente, para stents coronarios, y tiene como objetivo proporcionar a los cardiólogos intervencionistas un stent metálico de mejor rendimiento para el tratamiento de los pacientes con arterosclerosis”. Por su parte, Mariano Valdés ha dicho que “la aleación cromo platino es absolutamente original”. “Otras compañías fabrican stents con cromo, en mayor o menor cantidad, pero la combinación con platino, que es un metal más inerte y menos inflamatorio de lo que puede ser el cromo, aporta determinadas ventajas”.

“Estas características suponen una mayor facilidad de manejo, y, una vez implantado, es más fácil colocarlo en el sitio y ver si está bien expandido o no. Tiene unas mejoras que, evidentemente, hacen que la antigua generación no se utilice, y que ésta presenta unas ventajas claras para ser empleada”, ha añadido.

Mayor densidad de la aleación

Omega forma parte de la familia de stents de cromo-platino de Boston Scientific, junto con el stent liberador de everolimus Promus Element™ y el stent liberador de paclitaxel Taxux® Element™. Los tres cuentan con la novedosa aleación de PtCr y con un diseño innovador, que se combinan para ofrecer una mayor fuerza radial y más flexibilidad, al tiempo que se minimiza el recoil del stent.

La mayor densidad de la aleación proporciona una mejor visibilidad, permitiendo al mismo tiempo reducir el perfil de las patas del stent en comparación con las generaciones anteriores. El sistema de liberación también se ha optimizado, consta de un balón de doble capa diseñado para mejorar el acceso a las lesiones más difíciles. Omega está disponible en 48 tamaños, con diámetros de 2,25 mm a 4,50 mm y longitudes de 8 mm a 32 mm.