15 nov 2018 | Actualizado: 16:25

El Hospital San Juan de Dios implanta un nuevo protocolo de seguridad clínica en sus quirófanos

Sigue las directrices del Proyecto Comprueba de la Red de Hospitales Quirúrgicos de la Orden Hospitalaria

Martes, 14 de junio de 2011, a las 18:53

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
El Hospital San Juan de Dios de Tenerife ha implantado un nuevo protocolo de seguridad clínica en los quirófanos, que ha sido promovido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sigue las directrices del Proyecto Comprueba de la Red de Hospitales Quirúrgicos de la Orden Hospitalaria. Mediante esta fórmula, puesta en marcha desde abril, se pretende minimizar riesgos y evitar posibles complicaciones en las operaciones.

Fachada del Hospital San Juan de Dios.

Para ello, la Comisión de Seguridad Clínica del Hospital San Juan de Dios de Tenerife se ha basado en las recomendaciones dadas por la esta institución y ha adaptado, según sus necesidades, un listado de verificación de seguridad que intenta disminuir la probabilidad de causar daño quirúrgico grave y, en muchas ocasiones evitable, que además, pueden elevar el gasto sanitario.

La jefa del Servicio de Cirugía y responsable de Seguridad Quirúrgica del centro hospitalario tinerfeño, Isabel Moya, ha explicado que las comprobaciones que se realizan con este protocolo abarcan todas las fases que tienen lugar desde que el paciente llega a la sala de quirófano. “Desde la puesta en marcha de esta iniciativa ya se han aplicado una serie de procedimientos que han resultado positivos”, expresó esta cirujana.

El formulario contiene diez objetivos fundamentales que deben ser revisados antes de las operaciones. Los apartados que se verifican recogen aspectos básicos como la comprobación de que el paciente y el lugar de intervención son los correctos; también previene sobre las posibles situaciones de emergencia, como reacciones alérgicas o infecciones; y además, cuenta con la vigilancia y la monitorización de la actividad quirúrgica. “Con este método se posibilita una mejor coordinación entre todos los agentes que están implicados en el quirófano, lo que permite una mayor garantía en la seguridad del paciente”, explicó.