Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 12:00

El Hospital Dr. Negrín trata con radioterapia intraoperatoria a pacientes con cáncer de mama

Esta modalidad acorta la duración de los tratamientos y reduce la toxicidad

Domingo, 27 de enero de 2013, a las 18:43

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín –centro adscrito a la Consejería de Sanidad- ha comenzado a tratar con radioterapia intraoperatoria a pacientes diagnosticadas de cáncer de mama. Este tipo de radioterapia, que podrá utilizarse en los casos en los que esté indicado, acorta la duración de los tratamientos y reduce la toxicidad, al administrar a la paciente una parte de la dosis directamente sobre el lecho tumoral.

Equipo de profesionales implicados en esta técnica innovadora.

La radioterapia intraoperatoria se realiza utilizando un acelerador en miniatura portátil –denominado Intrabeam- durante el acto quirúrgico de extirpación del tumor, con la participación de un equipo multidisciplinar integrado por profesionales de los servicios de Cirugía General, Oncología Radioterápica y Física Médica. Consiste en la aplicación de radiación durante el acto quirúrgico en una sola sesión, donde se concentran dosis seguras y precisas del volumen que se irradia, protegiendo los tejidos sanos circundantes.

La aplicación de la radioterapia intraoperatoria supone en los casos de tumores pequeños pasar de  un tratamiento de 3 a 6 semanas con radioterapia externa a una dosis única, y en el caso de tumores alto riesgo un ahorro de hasta 2 semanas en el tratamiento con radioterapia convencional.

Además, se reduce la toxicidad, al irradiar directamente sobre el lecho del tumor y permite una mayor precisión, puesto que el especialista puede visualizar el área a tratar. Es también una opción para las pacientes con cáncer recurrente que ya se han tratado con radioterapia externa y no pueden recibir una segunda radiación.

El Intrabeam (Carl Zeiss) es el único equipo de radioterapia intraoperatoria portátil de estas características que se comercializa en España, y el Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín es el único centro hospitalario español que aplica esta tecnología. Se trata de una fuente de rayos X de baja energía en miniatura y móvil que emite una radiación de alcance limitado, lo que permite su uso dentro del quirófano sin medidas de protección adicionales.