Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:00

El Hospital de Toledo incrementa la actividad en su Unidad del Dolor

Nueva instalación en el bloque quirúrgico del Provincial para la realización de todos los tratamientos

Domingo, 02 de marzo de 2014, a las 13:59
Redacción. Toledo
La Unidad del Dolor del Complejo Hospitalario de Toledo ha incrementado su actividad asistencial al disponer de un quirófano diario para realizar todos los tratamientos, lo que hará posible ampliar la actividad quirúrgica de esta especialidad y la atención sanitaria de los pacientes.

Previamente, la Unidad del Dolor realizaba los procedimientos quirúrgicos en la Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria (UCMA), ubicada en el Hospital Nacional de Parapléjicos, pero desde el pasado mes de enero toda la actividad se lleva a cabo en el Hospital Provincial.

De esta manera, cuenta con dos habitaciones para los pacientes intervenidos y una de readaptación al medio, además de una sala de espera y vestuario.
El equipo está formado por cuatro anestesistas, dos de los cuales, Javier de Andrés y José Cid, obtuvieron el reconocimiento internacional del Instituto Mundial del Dolor (World Institute of Pain) que cada año concede a médicos de esta especialidad.

Además, de Andrés fue el primer médico español que recibió en el año 2009 el Premio Hassenbush del Instituto Mundial del Dolor, que anualmente se concede para distinguir a facultativos de esta especialidad como profesionales destacados en la práctica del dolor.

Tratamientos

Los tratamientos pueden ser farmacológicos o invasivos con el fin de disminuir el dolor de los pacientes que mejore su calidad de vida.

Se realizan técnicas intervencionistas entre las que destaca radiofrecuencia, bloqueos de Trigémino, bloqueo de Ganglio Esfenopalatino, bloqueos simpáticos, epidurolisis, entre otras.

Asimismo, en la Unidad del Dolor se implantan bombas con morfina cerca de la médula espinal (espacio intratecal) para el tratamiento del dolor crónico, en pacientes que responden a ninguna terapia para aliviar el dolor.
Otra de las técnicas que llevan a cabo es la colocación de electrodos subcutáneos en la región occipital, conectado a un generador (pila), para el tratamiento de un tipo de cefaleas, la Neuralgia Occipital o Cefalea de Arnold.