Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 14:00

El Hospital de Manacor aplica el protocolo 'fast track' para reducir la estancia

Un total de 65 pacientes se han beneficiado de este progreso durante 2013

Lunes, 23 de diciembre de 2013, a las 11:54

Redacción. Palma de Mallorca
El Servicio de Cirugía del Hospital de Manacor aplica "con éxito" desde hace un año el protocolo llamado 'fast track' o rehabilitación multimodal, en cirugías colorrectales, del hígado y del páncreas, que permite mejorar la recuperación de los pacientes y reducir el tiempo de estancia hospitalaria, según ha destacado el jefe del Servicio de Cirugía del Hospital, Julio Lago.

El jefe del Servicio de Cirugía del Hospital, Julio Lago.

Por su parte, el cirujano Carlo Brugiotti también resalta que la experiencia en la implantación y el desarrollo del 'fast track' ha sido "muy positiva". Así, la aplicación de este protocolo supone reducir mucho los costes, disminuir notablemente la duración de las estancias hospitalarias posoperatorias y mejorar el confort de los pacientes en la fase posoperatoria de las intervenciones de cirugía mayor.

El protocolo está formado por una serie de elementos como la preparación y la nutrición preoperatoria, los cuidados intraoperatorios y los posoperatorios, todo ello enfocado desde todos los puntos de vista de los especialistas que tienen que trabajar en equipo en la rehabilitación de los pacientes.

Para obtener un buen resultado es preciso seguir estrictamente el protocolo, establecido en el ámbito internacional por la Sociedad ERAS ('recuperación mejorada después de la cirugía', por Enhanced Recovery After Surgery) y el Grupo Español de Rehabilitación Multimodal (GERM).

Las especialidades que tienen que trabajar en equipo son la anestesia; especialidades quirúrgicas, especialmente cirugía general y digestiva; urología; ginecología; traumatología; nutrición; farmacia hospitalaria; endocrinología, y enfermería quirúrgica.

Todas ellas participan en la recuperación de los pacientes quirúrgicos con los objetivos, en primer lugar, de mejorar la calidad de asistencia en el preoperatorio, el intraoperatorio y el posoperatorio en los casos de pacientes sometidos a procesos de cirugía mayor, y, en segundo lugar, reducir la duración de las estancias hospitalarias, con lo que se abaratan los costes sanitarios.