14 dic 2018 | Actualizado: 17:40

El Hospital de Cruces realiza por primera vez una novedosa intervención cardíaca

Un varon, deportista, de 55 años ha sido el primero en ser intervenido

mar 11 enero 2011. 18.23H

Redacción. Baracaldo

El Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital de Cruces ha puesto en marcha una novedosa técnica para tratar la Fibrilación Auricular Paroxística en población de mediana edad. Esta técnica se denomina ablación quirúrgica aislada de la fibrilación auricular por cirugía minimamente invasiva y se ha realizado por primera vez en un hospital de la red Osakidetza.

La fibrilación auricular es la arritmia más frecuente en la práctica clínica y es la enfermedad en la que las cámaras superiores del corazón laten de una manera no coordinada y desorganizada, lo que produce un ritmo cardiaco rápido e irregular.

Es la primera vez que se lleva a cabo una intervención de este tipo en la región.

La FA paroxística es aquella que aparece de forma súbita y termina de forma espontánea, se produce por rachas que se repiten una y otra vez. Supone una fatiga súbita que obliga a la persona afectada a acudir a urgencias y a tomar medicación antiarrítmica y anticoagulantes. Aunque las crisis suceden en momentos de reposo, merma la calidad de vida del afectado.

La FA Paroxística puede derivar en una FA crónica que no responderá al tratamiento y que acarreará una pérdida de función cardiaca y la necesidad de medicación de por vida con riesgo de embolias. El objetivo final de esta intervención es que la persona afectada pueda llevar una vida normal con práctica de deporte sin necesidad de medicación.

La ablación quirúrgica aislada es una intervención que viene a tratar una arritmia cada vez más frecuente en gente de mediana edad y que es muy sintomática. Hasta ahora, esta enfermedad se trataba con medicación antiarrítmica y anticoagulantes, con esta nueva técnica se busca conseguir en un 85% un éxito positivo, de tal manera que al sexto mes el paciente deje de tomar medicación. Esta novedosa intervención es más adecuada en personas de mediana edad porque al llevar poco tiempo con la enfermedad, la pared de las aurículas no tienen demasiada fibrosis y se obtienen mejores resultados a largo plazo.

Se ha intervenido, por el momento, a un varón de 55 años, de vida muy activa que realizaba deporte amateur y que tenía numerosas crisis de FA paroxística a pesar del tratamiento. Se le habían practicado 3 ablaciones por cateterismo en el laboratorio de electrofisiología con reaparición de la arritmia. Después de realizar esta nueva técnica quirúrgica sobre dicho paciente su recuperación está siendo extraordinaria. La estimación inicial es realizar 4 o 5 intervenciones al año.