17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

El Hospital de Cruces incorpora 6 vehículos eléctricos para hospitalización domiciliaria y reparto de medicinas

Dentro de su plan de mejoras para reducir el consumo de todo el complejo hospitalario

Jueves, 22 de diciembre de 2011, a las 15:38

Xabier Garmendia.

Redacción. Bilbao
El viceconsejero de Industria y Energía del Gobierno vasco, Xabier Garmendia, ha presentado la flota de vehículos eléctricos del Hospital de Cruces y la infraestructura instalada por la empresa IBIL para su recarga. Los seis coches se destinarán a atender pacientes en hospitalización domiciliaria y el reparto de medicinas.

En una rueda de prensa celebrada en el centro sanitario, Garmendia ha estado acompañado por la viceconsejera vasca de Calidad, Investigación e Innovación Sanitaria, Olga Isabel Rivera, el director general de IBIL, Enrique Monasterio y el director gerente del Hospital de Cruces, Gregorio Atxutegi.

Según ha explicado, el centro vizcaíno se convierte así en el primer hospital vasco con una flota de coches eléctricos, que cuenta además con una tecnología “de las más avanzadas, demostrativa de que un modelo de transporte eléctrico sostenible es viable también para el resto de entidades públicas y empresas privadas”.

“Además de contar con un plan de trabajo conjunto con el Ente Vasco de la Energía (EVE) para auditar su situación energética y aplicar mejoras para reducir el consumo de todo el complejo hospitalario, el Hospital de Cruces también ha implementado mejoras en su flota de transporte para hacerla altamente eficiente”.

En colaboración con IBIL, empresa gestora de carga del vehículo eléctrico creada al 50 por ciento entre el Gobierno vasco y la compañía Repsol, se han instalado un total de seis puntos de recarga eléctrica que dan servicio a otros tantos vehículos eléctricos.

Los vehículos eléctricos sustituyen a la anterior flota de motorización convencional a gasoil o gasolina. En concreto, la nueva adquisición consta de cuatro Peugeot Ion, una furgoneta Mercedes E-cell fabricada en la planta de Vitoria fruto del acuerdo entre el Grupo Daimler y el Gobierno Vasco para la fabricación en Álava de este modelo. Además, también cuentan con un vehículo de la marca Think prestado por el EVE y utilizado igualmente en el servicio de hospitalización domiciliaria.

Los nuevos puntos de recarga de IBIL dan servicio a toda la flota y cuentan con tecnología para la identificación de los usuarios que los utilizan e impiden la manipulación por personal no autorizado. Además, están conectados con la central de IBIL, con el objetivo de monitorizar su uso y resolver con celeridad las posibles incidencias que notifique el sistema.