15 dic 2018 | Actualizado: 10:00
jue 06 noviembre 2014. 16.33H
Redacción. Madrid
El Hospital General Universitario de Ciudad Real, Centro de referencia del ébola en Castilla-La Mancha, ha completado ya la primera fase de adaptación de la 5ª planta que junto a la zona aún en construcción se convertirá en una Unidad para tratamiento de patologías infecciosas.

Tras realizar obras de acondicionamiento ya se encuentra habilitada una de las dos alas de la planta para responder con garantías ante un posible caso sospechoso de ébola, de acuerdo a los criterios internacionales de seguridad fijados por la Organización Mundial de la Salud.

Esta zona cuenta con circuitos de limpio y sucio, entrada y salida específicas para profesionales, pacientes y residuos, así como de alto y bajo riesgo, vestuario de personal y vestuario especial para equipos de protección individual (EPI), dos habitaciones de hospitalización adaptadas con esclusas contiguas, espacios de descontaminación y áreas destinadas al personal sanitario.

La zona destinada como centro de referencia del ébola está íntegramente aislada del resto de la planta, el acceso queda restringido y se ha instalado un circuito interno de cámaras conectadas a un control de vigilancia independiente. El proyecto integral de obras de la quinta planta del hospital como centro de referencia autonómico en ébola comprende dos alas, la que ya se ha habilitado con dos habitaciones de aislamiento disponibles y la zona que permanece en obras en la que se contará con diez habitaciones de aislamiento, dos más de las previstas inicialmente.

Para responder a posibles necesidades como Centro de referencia del ébola en Castilla-La Mancha el Hospital de Ciudad Real ha reforzado plantillas con 31 nuevas contrataciones en los últimos meses. En concreto se han incorporado doce enfermeros, diez auxiliares de Enfermería, cinco técnicos de laboratorio y cuatro celadores que continúan recibiendo formación intensiva.

Los cursos de formación se llevan a cabo de acuerdo a tres niveles. El nivel uno está dirigido a todos los trabajadores de la Gerencia y comprende actividades de información general del virus en sesiones teóricas de 30 minutos y talleres de colocación práctica del equipo de protección individual (EPI), para los que se ha habilitado un aula permanente. El nivel de formación dos está dirigido a aquellos profesionales que pueden tener contacto de riesgo medio o alto con un paciente sospechoso de ébola, por este motivo los cursos se repiten varias veces por semana y reciben formación teórico práctica por parte de los servicios de Medicina Preventiva y Salud Laboral. Estos cursos se realizan con sesiones específicas en las unidades diana.

La formación de nivel tres está dirigida exclusivamente a profesionales que tengan un contacto de alto riesgo, para quienes se ha creado un proceso de formación reglado y multidisciplinar. Paralelamente, se constituye un Comité del Ébola en la Gerencia que se reúne todas las mañanas con el objetivo de coordinar equipos y recursos para responder de forma eficaz en la toma de decisiones en caso de que fuera necesario gestionar un caso sospechoso en la región. También se han realizado varios simulacros junto con la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario con el objetivo de tener a punto los protocolos.