10 dic 2018 | Actualizado: 16:45

El Hospital de Álava contará con su propio centro de bioinvestigación

Comprenderá el nueve por ciento de la investigación pública en Sanidad

mar 11 enero 2011. 18.23H

Redacción. Álava

El Hospital Universitario de Álava, que nace como fruto de la unión de los hospitales de Santiago y Txagorritxu , contará con su propio instituto de investigación biosanitaria que, previsiblemente, llevará el nombre de Bioáraba y cuyo eje principal será investigación traslacional.

Joaquín Durán Cantolla.

El nuevo instituto  será  la consolidación estructural de la intensa actividad investigadora que desde hace años viene desarrollando la comunidad foral. En concreto, Álava es líder en el País Vasco en investigación sobre apneas del sueño y trastornos relacionados, campo liderado por el doctor Durán-Cantolla en Txagorritxu; así como en investigación sobre primeros episodios psicóticos, donde destaca la doctora Ana González-Pinto, del Hospital Santiago, recientemente premiada por la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica.

La suma de la investigación de ambos hospitales supone un total de 131 profesionales dedicados a la investigación (21 de ellos de manera exclusiva). Y no sólo eso, sino que acaparan el 9% de toda la investigación pública competitiva de la sanidad vasca y el 20% de la investigación contratada por la industria farmacéutica en Osakidetza.
Un volumen investigador nada desdeñable, pero que se pretende incrementar con la creación de Bioaraba. Este aumento, que supone también uno de los objetivos principales del futuro centro de investigación, se cimentará en la masa crítica alcanzada gracias a la unión de los dos centros que traerá consigo una mayor posibilidad de recibir subvenciones públicas y privadas para desarrollar nuevos proyectos.

Será el tercer centro de este tipo en la región

El que será el tercer instituto de investigación del País Vasco tendrá su propio espacio físico presumiblemente junto al remodelado Hospital de Txagorritxu y se calcula que estará listo en cinco años. El método de trabajo, se basará en una red tejida por instituciones públicas y socios tecnológicos que permitirá optimizar los recursos.

Uno de los siguientes pasos será materializar un plan director consensuado para el Instituto, “este documento, que se prevé que esté listo a lo largo de 2011, fijará su dimensionamiento y los recursos humanos y materiales con los que será dotado”, ha señalado Joaquín Durán-Cantolla, presidente de la Comisión de Investigación de Txagorritxu.