Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:00

El Gobierno, la FEC y General Motors aúnan esfuerzos para la prevención de las enfermedades cardiovasculares

Pretenden ayudar a las empresas en el desarrollo de las etapas necesarias para implantar el programa

Jueves, 04 de julio de 2013, a las 15:12

Redacción. Zaragoza
El departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia ha firmado, a través del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), un acuerdo de colaboración con la Fundación Española del Corazón (FEC) y General Motors con el que se pretende impulsar un estilo de vida saludable y reducir la incidencia de las enfermedades cardiovasculares entre la población.

Antonio Cobo, director general de General Motors España; Leandro Plaza, presidente de la FEC; Ricardo Oliván, consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia y Miguel Ángel García, secretario general de la FEC.

Mediante este acuerdo General Motors se adhiere al Programa de Empresas Cardiosaludables de la FEC (PECS), un proyecto que pretende disminuir entre los trabajadores la incidencia de las enfermedades cardiovasculares y ayudar a las empresas en el desarrollo de las etapas necesarias para implantar el programa.

Además, de las cinco áreas ya establecidas, muy correlacionadas con la enfermedad cardiovascular: actividad física, nutrición, ayuda contra el tabaquismo, estrés laboral y factores de riesgo cardiovascular (exceso de colesterol, hipertensión, obesidad, etcétera), la FEC ha considerado necesario incluir recientemente un área más en el programa, el área Mujer. Tal y como muestran los últimos registros del Instituto Nacional de Estadística (INE), son las mujeres las que registran una mayor tasa de mortalidad cardiovascular y es que, a partir de la menopausia, las mujeres muestran un peor pronóstico cardiovascular respecto a los hombres, ya que dejan de recibir la protección natural de los estrógenos y, con ello, se multiplican los factores de riesgo cardiovascular, produciéndose más diabetes, hipercolesterolemia y obesidad.

Por último, se ha formado un Consejo de Expertos, con un médico especializado en cada una de éstas áreas y se ha desarrollado una cadena dinámica que aporta gran valor a las empresas en el cuidado y prevención de las enfermedades cardiovasculares de su plantilla.

Así, durante los próximos cuatro años se desarrollarán, mediante acuerdos específicos, distintas actuaciones con el fin de difundir hábitos de vida saludables y, de esta manera, prevenir las enfermedades cardiovasculares entre la población aragonesa y específicamente entre los cerca de 6.000 trabajadores de General Motors

Según el consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia, Ricardo Oliván, “con este tipo de acciones trabajamos por la mejora de la calidad de vida de las personas más allá de los centros sanitarios, detectando los principales problemas cardiovasculares existentes para acto seguido realizar un diagnóstico con el fin de priorizar las diferentes intervenciones a ejecutar”.

Para Leandro Plaza, presidente de la FEC, “este acuerdo reafirma el compromiso del Gobierno de Aragón de concienciar a sus conciudadanos sobre la importancia de prevenir las enfermedades cardiovasculares. Para la Fundación Española del Corazón es de vital importancia que tanto las administraciones públicas como las empresas de primer nivel, como General Motors, se impliquen en este tipo de programas, ya que estas colaboraciones nos permiten llevar a cabo distintas actividades que aumenten el conocimiento de los factores de riesgo cardiovascular y su prevención”.

Por su parte, Antonio Cobo, director general de General Motors España, ha comentado: “La salud y la seguridad de nuestros empleados ha sido y es un objetivo prioritario dentro de las estrategias de nuestra compañía. Estamos convencidos que el convenio que firmamos hoy completa dicha estrategia de intentar mejorar la salud cardiovascular de nuestros trabajadores y sus familias”.

Por otro lado, Ricardo Oliván, ha asegurado que en la Comunidad autónoma "sobran" 73 médicos de atención continuada tras el aumento de la jornada semanal en 2,5 horas y la reducción de los días de libre disposición de los médicos titulares, a quienes complementan. Ha precisado que los médicos de atención continuada "atienden labores asistenciales en aquellos tiempos en los que los titulares no están ejerciendo su actividad", como guardias y festivos. Por eso, si bien los facultativos de atención continuada "están en su derecho" de ir a los tribunales por la amortización de plazas, ha afirmado que esta se deriva de que el anterior Ejecutivo hizo un cálculo "no correcto" del número necesario de estos especialistas, a lo que se suma que ahora "los tiempos necesarios de complemento son menores".