21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

El Gobierno insiste en que “ha estado, está y estará rotundamente en contra del copago”

Espera que el copago “no esté” tras las aprobación de los PGE

Miércoles, 28 de marzo de 2012, a las 18:47

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
La consejera de Sanidad, Brígida Mendoza, ha insistido en que el Gobierno de Canarias "ha estado, está y estará rotundamente en contra del copago por ser un sistema socialmente injusto", y ha instado al Estado a ofrecer medidas alternativas si finalmente este sistema se aplica tras la presentación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Brígida Mendoza, consejera de Sanidad.

En una comparecencia parlamentaria instada por el Grupo Mixto, Brígida Mendoza ha insistido en que el objetivo de su Departamento es "mantener la equidad, la calidad, la accesibilidad y la gratuidad del sistema sanitario", por lo que espera que el concepto del copago "no esté tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado".

En caso contrario, la consejera espera que el Gobierno del Partido Popular ofrezca un diálogo a las Comunidades Autónomas para que no se les obligue a implementar esta medida, de manera que se puedan plantear alternativas y se consiga que no se penalice a la ciudadanía.

Brígida Mendoza ha hecho hincapié en que el sistema "no garantiza la equidad" máxime cuando "penaliza al enfermo, sobre todo al enfermo crónico". "Además, puede poner en riesgo a la población con menor renta, pues recae sobre las personas que más necesidades precisa, y también a la población mayor de 65 años y a los niños", agregó.

Por otra parte, ha advertido de que el copago no sólo "puede disminuir la adherencia a determinados tratamientos que pueden traducirse en situaciones de urgencias y hospitalizaciones que no tenían que haberse dado y no contribuyen al control del gasto", sino que también "deteriora la relación médico-paciente".

En su opinión, los pacientes no tienen que sufrir una penalización añadida, pues existen otros medios que permiten hacer frente al copago, como el incremento de los presupuestos a Sanidad a través de impuestos indirectos, mejorar la formación y la coordinación de profesionales sanitarios, o mejorar los hábitos de salud de la ciudadanía.

Mientras, el portavoz del Grupo Mixto, Román Rodríguez, hizo hincapié en que la única solución para no aplicar este sistema pasa por mejorar la eficiencia del sistema sanitario, exigir que todos paguen sus impuestos, sobre todos los más ricos, y por qué se persiga el fraude fiscal. "Sólo así no hará falta la aplicación de este sistema porque no habrá más recortes", apostilla.

Rechazo unánime

Por parte del Grupo Parlamentario Socialista, el diputado ha recordado que los españoles ya pagan la asistencia sanitaria a través de sus impuestos, por lo que el copago implica "repagar por recibir esta asistencia", de ahí que haya rechazado este sistema, entre otras razones, por la pérdida de equidad, por perjudicar a los servicios sanitarios y por conllevar un aumento de los costes administrativos.

La diputada nacionalista María del Mar Julios ha mostrado la preocupación de su Grupo por que el Ministerio de Sanidad, tras aprobarse el copago en Cataluña, no haya tomado ninguna decisión al respecto. "Su papel es el de velar por la cohesión del sistema nacional de salud y por la equidad del sistema sanitario, y por mucho menos que esto se ha llevado a canarias al Tribunal Constitucional", recalca.

Por último, la diputada del Grupo Popular Mercedes Roldós no sólo ha rechazado también el sistema del copago, sino que recordó que fue el Partido Socialista quien ha defendido la aplicación de este modelo en la pasada Legislatura. "Le decimos no al copago porque es injusto, insolidario y no resuelve el problema de insostenibilidad del sistema nacional de salud", concluye.