Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

El Gobierno incrementa el presupuesto destinado a Salud y Dependencia

Las cuentas del Departamento están dotadas con 27,9 millones más que en 2011

Viernes, 23 de diciembre de 2011, a las 00:01

Redacción. Zaragoza
“Un presupuesto objetivo y de gasto real que cubra las necesidades que hay que atender”. Con estas palabras ha iniciado el consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia, Ricardo Oliván su comparecencia ante la Comisión de Economía de las Cortes de Aragón para presentar los presupuestos de su departamento de cara a 2012.

Ricardo Oliván, en comparecencia parlamentaria.

Antes de entrar en materia ha recordado los graves desajustes presupuestarios y financieros encontrados en este departamento en la auditoría durante los últimos años. Se ha comprobado que ha sido práctica habitual arrastrar diferencias de un ejercicio a otro, de forma que se han ido produciendo y engrosando deudas con terceros, intentando encubrir el “agujero sanitario”, incrementando periódicamente los créditos. Se ha afirmado que se debe ser conscientes de que el dinero que adeuda la sanidad aragonesa no se debe a entes intangibles o inexistentes. Esas tremendas cantidades de dinero se deben a empresas y personas y que se están provocando situaciones que ponen en riesgo la viabilidad económica y comercial de los acreedores, ha recordado el consejero.

Reconducción de la situación heredada

Oliván ha afirmado que no se puede continuar con esta deriva y que se debe garantizar la sostenibilidad del sistema. El primer gran objetivo ha sido conseguir la realización de un presupuesto de gasto real que cubra las necesidades que hay que atender. Para la elaboración de este presupuesto se ha realizado durante estos meses un estudio exhaustivo de las ineficiencias del sistema, para así reducir el gasto en todo aquello que no revierta en beneficio directo de los ciudadanos, así como un aprovechamiento al máximo de todos los recursos disponibles.

La reconducción de esta situación de partida se inscribe y va en paralelo con el compromiso del Gobierno de Aragón de primar las políticas sociales porque, y según ha afirmado Oliván “contradiciendo lo que algunos estaban empeñados en hacer creer, no sólo no reducimos los importes destinados a dichas políticas sociales, sino que los aumentamos”.

El presupuesto del departamento

El presupuesto consolidado del Departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia para el ejercicio de 2012 asciende a un total de 2.207,1 millones de euros, lo que supone un incremento de 27,9 millones de euros respecto al 2011 (esto es un 1,28% más).

El 50,08% (algo más de 1.105 millones de euros) corresponde al Capítulo I, (gastos de personal), que baja un 0,13% respecto a 2011, debido, principalmente por un lado, a la eliminación de puestos directivos como consecuencia de la fusión de los dos Departamentos (con el correspondiente ahorro en sueldos y disminución de las cargas burocráticas y económicas) y por otro a la reducción a cuatro las unidades de gestión para las ocho áreas o sectores existentes en Aragón. Esto además propicia una mayor racionalización de la estructura territorial y operativa, haciéndola más ágil y funcional, favoreciendo una mayor coordinación y unidad en la toma de decisiones que eviten la disparidad de gestión entre sectores.

El Capítulo II, (gastos corrientes), comporta el 25,39% (560,4 millones de euros), incrementándose un 21,55% (99,3 millones de euros) respecto del presupuesto de 2011, debido fundamentalmente al ajuste de gasto real de este capitulo en el Salud.

El Capítulo IV (de transferencias corrientes) es el 23,16% del presupuesto (511’2 millones de euros). Experimenta una reducción debido fundamentalmente a la disminución de dicho capítulo del SALUD, que se destina fundamentalmente al pago de la farmacia extra/hospitalaria.

Por último, el Capítulo VI (inversiones) comprende 29,4 millones de euros. Este capítulo en el Salud aumenta un 3,6% respecto de 2011.

Con este proyecto presupuestario el Departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia está en condiciones de poder desarrollar las acciones que se integran en sus líneas estratégicas, que se resumen en garantizar los derechos de los usuarios de los servicios sanitarios y sociales, la sostenibilidad, calidad, eficacia y eficiencia en la prestación de dichos servicios.