16 nov 2018 | Actualizado: 17:30
Lunes, 09 de abril de 2012, a las 22:46

LA OPOSICIÓN, SINDICATOS Y FORO DE PACIENTES RECHAZAN EL PLANTEAMIENTO
El Gobierno desautoriza a De Guindos y aclara que evalúa la progresividad para los fármacos
El ministro de Economía cuestiona que rentas superiores a 100.000 euros reciban asistencia gratuita

Redacción. Madrid
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha seguido acaparando titulares sanitarios después de la entrevista a un diario alemán en la que anunciaba "reformas" en el ámbito del Sistema Nacional de Salud (SNS). En esta ocasión, ha sido la cadena SER la que ha obtenido unas suculentas declaraciones en las que el ministro se ha mostrado partidiario de cuestionar la asistencia sanitaria gratuita para rentas superiores a 100.000 euros. Horas más tarde, tanto el Gobierno como el PP se han desmarcado de sus declaraciones por dos vías: afirmando que la "progresividad por renta" mencionada por De Guindos se aplicaría solo a los medicamentos, y por otro lado, el portavoz Carlos Floriano enmarcaba la declaración del ministro en una "reflexión personal". El sector sanitario rechaza tanto la posibilidad planteada por el titular de Economía como la matizada por el Gobierno.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.

En la entrevista concedida a la cadena SER, el ministro de Economía y Competitividad, ha abogado por "abrir el debate sobre la progresividad", en el que se tengan en cuenta, por ejemplo, los ingresos, con el fin de mantener la calidad del sistema sanitario español. Además se ha lanzado a dar una cifra, 100.000 euros, para que se cuestionase la asistencia sanitaria gratuita para aquellos con rentas superiores a ella. El ministro ha afirmado que la reforma del sistema sanitario es "imprescindible" para garantizar su sostenibilidad, con la eliminación de gastos "improductivos" y la racionalización de "cuestiones que no funcionan bien". 

Horas más tarde, fuentes del Gobierno han querido "matizar" estas declaraciones recalcando que se descarta que los ciudadanos paguen por la asistencia sanitaria y precisa que la posible progresividad "se está estudiando únicamente para los medicamentos". Dicha decisión buscará el consenso en el próximo Consejo Interterritorial, para que salga adelante con "el máximo acuerdo". El principal objetivo de la medida sería, según estas fuentes, equiparar el gasto farmacéutico español (25 por ciento del total del gasto sanitario) al europeo (15 por ciento).

El PP se desentiende de De Guindos y recalca las directrices de Mato

Carlos Floriano, vicesecretario general de Organización del PP.

El vicesecretario general de Organización del PP, Carlos Floriano, se ha desentendido de las manifestaciones del ministro de Economía calificando de "reflexión personal" del ministro estas palabras y subrayando que el PP trabaja por una sanidad "sostenible, universal y gratuita en el tiempo", citando las declaraciones que en este sentido ha hecho reiteradamente la ministra de Sanidad, Ana Mato. Floriano ha explicado que el Gobierno que preside Mariano Rajoy se ha encontrado con una deuda de 15.000 millones de euros a proveedores de los Gobiernos socialistas y, por tanto, su objetivo es buscar la sostenibilidad del sistema "propiciando reformas", para poner "a cero" la deuda de la sanidad.

Para el PSOE las aseguradoras son las grandes beneficiarias de la idea de De Guindos

José Martínez Olmos, portavoz de Sanidad del PSOE en el Congreso.

El portavoz socialista de Sanidad en el Congreso de los Diputados, José Martínez Olmos, ha criticado al Gobierno porque, a su juicio, pretende "descremar" el Sistema Nacional de Salud (SNS) "para que la gente pueda coger seguros privados y luego poder desgravarlos". Lo ha manifestado a partir de la reflexión de De Guindos que se entendió como un impacto a la asistencia sanitaria en general. Para Martínez Olmos es una decisión "injusta" ya que "el SNS ya está financiado por impuestos de forma progresiva, de modo que ya se paga en función de lo que se gana", además ha apuntado que "el número de personas que ganan más de 100.000 euros es pequeño y, además, los que son jóvenes usan poco la sanidad, por lo que el efecto recaudatorio es más que dudoso".

El exsecretario general de Sanidad ha criticado que se sea De Guindos "el que esté haciendo de ministro de Sanidad" y no la titular del ramo, Ana Mato, quien "no está defendiendo su obligación, que es la equidad en el acceso y la calidad de las prestaciones". "O no quiere aparecer como la ministra de la tijera, o no la dejan", ha lamentado.

Llamazares, contra el “repago para ricos”

Gaspar Llazamarez, portavoz de IU.

El portavoz de Izquierda Unida en materia de Sanidad en el Congreso de los Diputados, Gaspar Llamazares, ha criticado las propuestas del ministro de Economía, Luis de Guindos, de querer introducir un "repago para ricos" al haber abierto el debate sobre la gratuidad de la sanidad para rentas de más de 100.000 euros, recordando que "la sanidad se financia con impuestos según renta".

Y pese a que el ministro ha sido desmentido por fuentes del Gobierno y del PP, Llamazares considera que están "tirando la piedra y escondiendo la mano".

CESM tacha la polémica de “escenario poco serio”

Patricio Martínez, secretario general CESM.

Para el secretario general de CESM, Patricio Martínez, la cadena de afirmaciones, desmentidos y valoraciones varias motivadas por la entrevista a De Guindos en la SER supone “un espectáculo poco serio” y llama a la clase política, la Administración y el sector a “estar más comedidos”. Considera exagerado que “en menos de 72 horas” se haya producido tanto revuelo por declaraciones del titular de Economía y Competitividad y sea cual sea la fórmula de “progresividad por renta” que valora el Gobierno, Martínez considera que sería “el peor de todos los escenarios”.

Critica la “inseguridad” que se está trasladando a la ciudadanía y se pregunta “qué se considera como una renta alta” y “si esos pocos que cobran más de 100.000 euros solventarán la sostenibilidad del SNS”.

Toxo acusa al ministro de inducir al SNS a un “progresivo deterioro”

Ignacio Fernández Toxo, secretario
general de CCOO.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, cree "intolerable" que el gasto en sanidad se juzgue exclusivamente desde el punto de vista económico, "despreciando el valor social" que supone la inversión productiva sanitaria.

“La propuesta del ministro de Economía, más que copago, constituye una progresiva dualización del sistema sanitario (los que pueden pagarse otro sistema y los que no) con la amenaza real de que el sistema universal y gratuito conozca un progresivo deterioro por falta de recursos públicos, algo que no vamos a permitir”, advierte Toxo.

El Foro de Pacientes cree que se trata “globo sonda” para “evitar el rescate”

Albert Jovell, presidente del FEP.

El presidente del Foro Español de Pacientes (FEP), Albert Jovell, se ha mostrado muy crítico con las declaraciones del titular de Economía y ha asegurado que se trata de “un globo sonda, producto del desespero y del miedo que tiene el Gobierno de ser rescatado por Europa”. “Los presupuestos y la reforma laboral no han convencido a los mercados” y este tipo de anuncios “buscan aflojar la presión de la prima de riesgo” sobre la deuda española, ha explicado Jovell.

Según el presidente del FEP, el establecimiento de un impuesto progresivo en sanidad a las rentas superiores a 100.000 euros es “una auténtica locura” y puede provocar una “fuga de grandes capitales”. “Es una medida desesperada” que “puede convertirse en un impuesto regresivo”, ha aseverado Jovell a este diario. En este sentido, ha apuntado la posibilidad de modificar otras tasas impositivas sobre las bebidas azucaradas, el alcohol o el tabaco, por ejemplo, antes de recurrir al copago o modificar la universalidad y la gratuidad del SNS.

Posada apuesta por estudiar las bondades del copago

Jesús Posada, presidente del Congreso.

Al ser preguntado por la Asociación de Periodistas Parlamentarios, el presidente del Congreso, Jesús Posada, ha asegurado que si bien no le gusta la idea de implantar el copago en la Sanidad y no cree que sea la mejor solución, defiende que esta medida, junto con otras, "debería ser estudiada" por las administraciones competentes en el objetivo de lograr la consolidación fiscal. Posada afirma que el Gobierno "puede y debe" hacer modificaciones parciales "siempre que mejoren" la situación de la sanidad, de la educación y de los servicios públicos en general. "Eso lo veo muy recomendable", ha apostillado.