Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:15

El Gobierno canario destina 4,5 millones para financiar parte del programa de vacunación 2012

Anticiparán la compra de lotes antimeningitis C y pentavalente, entre otras

Jueves, 01 de diciembre de 2011, a las 16:04

Brígida Mendoza, consejera de Sanidad.

Redacción. Tenerife
El Consejo de Gobierno de Canarias ha autorizado a la Consejería de Sanidad a realizar un gasto de 4.463.350 euros para la contratación anticipada por la Dirección General de Salud Pública, dependiente del Servicio Canario de la Salud, de parte del suministro de vacunas con destino al programa vacunal de la comunidad autónoma durante 2012.

Así, esta parte del suministro de vacunas para 2012 cuya compra anticipada ha sido autorizada por el Gobierno de Canarias se compone de 277.000 dosis, pertenecientes a los diez lotes e importes de Antimeningitis C, para la población infantil de dos, cuatro y de dieciocho meses de edad, cuyo coste asciende a 1.038.000 euros; y Pentavalente, para la población de 18 meses de edad y contra la difteria, tétanos, tos ferina acelular, haemophilus influenzae tipo B y polio inactivada, por importe de 610.000 euros.

También pertenecen a Triple Vírica, para la población de 15 meses y 3 años, contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis, por importe de 319.500 euros; Difteria-Tétanos-Tos Ferina Acelular, para la población de 6 años, cuyo coste asciende a 159.000 euros; Tétanos-Difteria, para la población de 14 años de edad y adulta, por importe de 371.000 euros.

Además, también se han adquirido vacunas para Hepatitis B, para la población de 11 años de edad, por importe de 72.150 euros; Hepatitis B, para adultos, por importe de 51.500 euros; Antineumocócica 23-Valente, cuyo coste asciende a 188.000 euros;Antivricela, por importe de 154.000 euros; y Anti VPH, para niñas de 14 años, por importe de 1.500.000 euros.

Finalmente, la vacunación está considerada la herramienta de Salud Pública más eficaz para la prevención de las enfermedades transmisibles, lo que unido a la mejora de las condiciones de vida y a la instauración de hábitos saludables entre la población ha reducido drásticamente la mortalidad y elevado la esperanza y la calidad de vida.