23 feb 2019 | Actualizado: 12:00

El Gobierno aprueba un protocolo para evitar agresiones contra empleados públicos

El objetivo es poner los medios necesarios para prevenir situaciones de riesgo

mar 18 noviembre 2014. 12.32H
Redacción. Zaragoza
El Departamento de Hacienda y Administración Pública del Gobierno  ha elaborado un protocolo de actuación ante la violencia externa en el lugar de trabajo, dirigido a prevenir y actuar ante agresiones contra empleados públicos de la comunidad.

El protocolo, que publica el Boletín Oficial de Aragón (BOA) prevé expresamente medidas de prevención contra este tipo de agresiones; entre ellas, medidas formativas, de información y de protección. El objetivo es, en primer lugar, poner los medios necesarios para evitar estas situaciones de riesgo, prestar protección y ayuda con la mayor eficacia en caso de incidente, y facilitar el apoyo jurídico al trabajador.

Así, se contempla una atención integral, que comprende el auxilio, la asistencia médica, la declaración del parte de agresión, y del incidente o accidente de trabajo si procede, su investigación y la puesta en marcha de las medidas preventivas necesarias, además del el registro de los partes y la actuación de la dirección frente a la agresión, para facilitar el apoyo jurídico al trabajador y enviar en su caso el manifiesto de rechazo del comportamiento agresivo.

Asimismo, el protocolo coordina las actuaciones de los diversos departamentos y organismos autónomos, a la Dirección General de Servicios Jurídicos y a los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales y contempla las facultades que en esta materia corresponden a los Delegados de Prevención.

La iniciativa resultará de aplicación al conjunto de empleados públicos de la Administración de la comunidad, aunque está especialmente dirigido a aquel personal que, en el desempeño de sus funciones, está expuesto a situaciones que conllevan un mayor riesgo de sufrir este tipo de agresiones en el lugar de trabajo, como aquellos que trabajan con dinero o fármacos, los que realizan tareas de control y vigilancia, servicio de asistencia, consejo o educación, quienes trabajan con personas enfermas, inestables o agresivas, aquellos que realizan funciones de atención al público o los que trabajan en solitario o en lugares apartados.

El protocolo se inspira en los criterios técnicos de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y en las recientes Leyes de autoridad del profesorado y de los profesionales del Sistema Sanitario y de Servicios Sociales Públicos de Aragón. El contenido del documento ha sido consensuado con las organizaciones sindicales más representativas, que han participado activamente en su elaboración a través de un grupo de trabajo constituido al efecto y que ha estado trabajando durante los últimos meses. Finalmente, mereció el voto unánime de todos los miembros de la Comisión Autonómica de Prevención de Riesgos Laborales.