17 dic 2018 | Actualizado: 18:30

El Gobierno aprueba la concesión de ayudas complementarias a pacientes con hemofilia y hepatitis C

Los 12.021 euros aprobados se suman a los 18.030 euros del Ministerio de Sanidad

jue 18 diciembre 2014. 10.20H
Redacción. Santander
El Gobierno de Cantabria ha dado luz verde a la concesión de ayudas complementarias a los pacientes con hemofilia y otras coagulopatías congénitas, que también estén afectados por el virus de la hepatitis C, tal y como ha señalado la Federación Española de Hemofilia (FedHemo).

Alonso.


De esta manera, la región se ha unido a otras como Cataluña, Valencia, Canarias, Galicia, País Vasco, Murcia, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Aragón. “Esta buena noticia debería ser el punto de partida para que el resto de comunidades que faltan por aprobar estas ayudas, hagan lo mismo como es el caso de Asturias, Extremadura, Andalucía, Navarra e Islas Baleares. Mientras que Madrid y La Rioja se encuentran actualmente en trámites de concesión”, reivindica la Federación.

En concreto, las ayudas están destinadas a los afectados por hemofilia y otras coagulopatías congénitas y también por el virus de la hepatitis C, a causa de los contagios por el tratamiento con productos hemoderivados y transfusiones sanguíneas dentro de las prestaciones sanitarias públicas en las décadas de los 70 y 80.

Tanto la Fedhemo como la Asociación Cántabra de Hemofilia recuerdan que el Gobierno Central aprobó una serie de Ayudas Sociales para este tipo de pacientes, que se verían cumplimentadas con Ayudas Sociales complementarias aprobadas en sus respectivas comunidades autónomas. De esta manera, aseguran que estos 12.021 euros aprobados por la Consejería de Sanidad, se sumarían a los 18.030 euros otorgados por el Ministerio de Sanidad.
 
En este sentido, el presidente de la Asociación Cántabra de Hemofilia, Oliver Alonso, califica de “muy positivo y de justicia social” la decisión de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales de incluir en los presupuestos generales de Cantabria una partida presupuestaria a tal fin. “Tras 12 años reivindicando este derecho a los distintos gobiernos regionales tenemos un sentimiento agridulce, ya que de las diez personas que se podrán beneficiar de dichas ayudas sociales, solo 6 están vivas”, concluye.