20 nov 2018 | Actualizado: 15:20

El General de Villalba trasplanta un menisco por artroscopia

No precisa de terapia con inmunosupresores como ocurre con trasplantes de otros órganos

Jueves, 19 de noviembre de 2015, a las 12:27
Redacción. Madrid
Un equipo de especialistas del Departamento de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital General de Villalba ha realizado con éxito un trasplante de menisco mediante artroscopia, un procedimiento complejo y mínimamente invasivo que realizan muy pocos hospitales en España y permite resolver un problema para el que hasta ahora no había una solución, asegura el centro hospitalario.

“Esta cirugía está indicada para pacientes relativamente jóvenes, de menos de 50 años, que empiezan a sufrir síntomas de artritis o artrosis tempranas como consecuencia de una extirpación previa del menisco debido, por ejemplo, a una rotura provocada por la práctica deportiva”, ha explicado Gonzalo Samitier, uno de los responsables de la operación, en la que también intervinieron los especialistas Luis Gutiérrez y Rosa Pascual.

“Hasta hace poco estos pacientes, pese a ser personas jóvenes, se tenían que conformar con sufrir de forma crónica una artritis o una artrosis tempranas, con la pérdida de calidad de vida que supone; sin embargo podemos decir que el trasplante tiene un resultado curativo y tras la intervención el paciente puede volver a hacer una vida normal”, ha añadido este especialista en artroscopia, cirugía del deporte y lesiones complejas de rodilla y hombro.

La intervención se realizó mediante anestesia espinal, tuvo una duración aproximada de 90 minutos y transcurrió sin incidencias, siendo el paciente dado de alta a la mañana siguiente. El menisco trasplantado procedía de donante y había estado conservado en condiciones estériles a una temperatura de 80 grados bajo cero hasta el momento de su implantación. Según los especialistas, la escasa celularidad del tejido meniscal minimiza la respuesta inmune del organismo y “no genera rechazo” en el paciente, que no precisa de terapia con inmunosupresores como ocurre con trasplantes de otros órganos, lo cual constituye una gran ventaja.