Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 18:35

Redacción. Ciudad Real
La Unidad de Mama del Hospital General de Ciudad Real ha incorporado a su cartera de servicios una técnica novedosa dentro del campo de la cirugía oncoplástica que agiliza el proceso de la reconstrucción mamaria.

Los responsables de la Unidad de Mama del Hospital General de Ciudad Real, Lorenzo Rabadán (izquierda) y Ricardo Pardo.

Consiste en la realización de una pequeña incisión axilar de unos dos centímetros y medio, a través de la cual se introduce, mediante un insuflador automático CO2, consiguiendo distender la zona afectada de la mujer mastectomizada.

Una vez creado ese espacio, se diseca con un instrumental especial, y se crea una zona por debajo del pectoral mayor, sobre la cual luego se coloca el expansor, que es el que proporcionará el espacio definitivo para el implante de mama.

Con esta técnica se pueden introducir entre 250 a 300 centímetros cúbicos de suero en el expansor de una sola vez, mientras que antes a la paciente en una primera sesión se le introducía 100 centímetros cúbicos y se debía esperar aproximadamente un mes para comprobar cómo estaba la zona afectada y si estaba bien se procedía a introducir otra cantidad similar, volviendo a esperar otro mes para comprobar los resultados. Así con esta técnica se acortan los plazos y por lo tanto la paciente espera menos tiempo a que se le realice el implante definitivo.

El coordinador de la Unidad de Mama, Ricardo Pardo, explica que hasta el momento se han realizado tres intervenciones con esta nueva técnica, con unos resultados óptimos. Para ello, las pacientes deben cumplir unos requisitos entre los que están que la piel de la zona mastectomizada no esté radiada y tiene que tener unas condiciones determinadas de elasticidad e hidratación.