Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

El gasto farmacéutico ya no es un ‘peso pesado’ en sanidad

Mientras, la partida de los servicios hospitalarios crece notablemente y supone el 55 por ciento

Miércoles, 25 de enero de 2012, a las 01:27

Óscar López Alba. Madrid
Los años 2010 y 2011 fueron los de la confirmación: España atraviesa una grave crisis económica. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en su afán por recortar de algún lado, miró hacia el gasto farmacéutico y aplicó tres reales decretos (4 y 8/2010 y 9/2011) que incidían directamente en su línea de flotación. Este lunes la presidenta madrileña Esperanza Aguirre ha vuelto sobre el mismo asunto, "hay que debatir sobre el gasto farmacéutico". Pero la realidad de los números muestra que es un epígrafe cada vez menos representativo dentro del global del presupuesto sanitario, y ahorrar a su costa parece una opción que va camino de estar agotada. Mientras, otras partidas como la del gasto de los servicios hospitalarios y especializados se disparan.

Gasto público en el periodo 2002-2009. Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Pero la realidad es que el gasto farmacéutico es una partida que cada vez tiene menos peso dentro de los presupuestos de sanidad, y que recortarlo es una vía de ahorro próxima al agotamiento. De hecho, en la última década, con los números en la mano, ha pasado de representar un 22 por ciento sobre el total de lo gastado en sanidad, a apenas un 18 por ciento que por ciento a final de 2011. Casi cinco puntos.

Los datos consolidados por el propio Ministerio de Sanidad, que se refieren al periodo 2002-2009, dejan ver que el gasto farmacéutico ha estado en caída libre en los últimos años. El último referido, el de 2009, que supuso un hito en el gasto farmacéutico (por primera y única vez se superaron los 13.000 millones), sin embargo coincidió con el que menos peso tuvo este apartado dentro de lo presupuestado para sanidad.

Las previsiones indican que esta partida tendrá menos relevancia todavía en los número de 2010 y 2011, aún por consolidar, en vista de los ‘decretazos’ antes mencionados. Con los presupuestos de las comunidades y los datos del gasto farmacéutico de estos dos años se puede prever que el ‘peso’ del gasto farmacéutico en lo gastado en sanidad, a 31 de diciembre de 2011, rondará el 18 por ciento.

Este guarismo se sitúa muy lejos del de la partida de los servicios hospitalarios y especializados, que crece sin parar en la última década, pasando en el periodo 2002-2009 de ostentar el 52 por ciento del ‘peso’ en el gasto sanitario, a más del 55,5 por ciento, y que por lo visto, también consolidará este crecimiento en 2010 y 2011.