13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

El Foro de Pacientes exige más impuestos para el tabaco y el alcohol frente a nuevos copagos

Rechaza la propuesta que tendrá que dirimirse este jueves en el Consejo de Política Fiscal y Financiera

Miércoles, 30 de julio de 2014, a las 14:56
Redacción. Madrid
De nuevos recortes sociales o copagos sanitarios, nada; lo que hay que hacer es subir los impuestos a los productos que no son precisamente saludables. Esta es la propuesta lanzada por el Foro Español de Pacientes (FEP) a propósito de la última idea que hay sobre la mesa y que tendrá que debatirse este jueves en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Y frente a ésta, el FEP es claro en su argumentación: si prosperan estas medidas planteadas, habrá más “graves perjuicios” a los pacientes, sobre todo a los que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad.

Así que si hay que conseguir dinero, que se haga, pero a través de lo que afecta, y no positivamente, a la salud de los ciudadanos. Y en cuanto a qué productos están relacionados con hábitos de vida poco saludables, el organismo, que representa a 1.121 asociaciones con 901.686 miembros en total, pone cuatro ejemplos de a los que, a su juicio, deberían de tener mayor carga impositiva: el tabaco, el alcohol, los alimentos ricos en grasas y las bebidas azucaradas.

El FEP también pide mayor gravamen tributario a los bienes y servicios de lujo, como a las transacciones financieras o en el IRPF de rentas altas. De igual forma, la entidad apunta que cualquier medida que pudiera adoptarse “debería proteger a las clases y a los pacientes vulnerables”. En definitiva, quiere que, ante todo, se garantizando la equidad y la calidad de la asistencia sanitaria que precisen los pacientes “teniendo en cuenta que el hecho de estar enfermo suele ir asociado con la disminución de ingresos familiares y aumento de los gastos”.

Preocupación en aumento sobre la población vulnerable

Y es que los responsables del Foro muestran su preocupación por el “aumento de la inseguridad” a la que los pacientes se están enfrentando. “Dado que las medidas y recortes, adicionales a las ya implantadas, que se están planteando podrían llegar a causar graves perjuicios en la población más vulnerable: abandono de tratamientos, no acudir a los servicios de salud o acudir al hospital más tarde de lo debido cuando la patología es más grave y más costosa para el sistema de salud, tomar la medicación de forma discontinua, etcétera”, afirma el FEP.

El rechazo a las medidas planteadas se suma a los ‘no’ llegados desde todas las esferas relacionadas con la sanidad, desde el mismísimo Ministerio hasta organizaciones científicas, sindicales y de pacientes.