Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

El farmacólogo Arturo Brugger ingresa en la Academia de Medicina regional

Pronuncia un discurso sobre envenenamientos célebres en la Historia

Miércoles, 12 de marzo de 2014, a las 14:55
Redacción. Valencia
El catedrático de Farmacología, Arturo Brugger, ha entrado a formar parte como Académico Honorífico de la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana con la ponencia Envenenamientos célebres en la Historia.  En ella ha señalado que “nada y todo puede ser tóxico, depende de la dosis, la vía de entrada y las circunstancias. Por ejemplo, el bicarbonato en dosis excesivas es mortal, la regaliz en altas dosis aumenta la presión arterial y disminuye el potasio, o el ‘curare’ que se utiliza en el Amazonas para cazar, en altas dosis produce parálisis muscular y respiratoria y la muerte”.

El farmacólogo Arturo Brugger.

En su ponencia ha tenido un especial recuerdo para los primeros toxicólogos españoles Mateo José Buenaventura Orfila (Menorca, 1787-París, 1853) y el valenciano Juan Bautista Peset Aleixandre (Godella, 1886-Paterna, 1941).

En el repaso histórico a los envenenamientos más celebres ha recordado que “a Sócrates se le condena por corrupción de menores y lo ejecutan dándole una copa de cicuta que contiene coniina y produce la parálisis muscular y muerte por asfixia. Cleopatra (69-30 a.C.) muere por la mordedura de una cobra, Áspid de Cleopatra, que contenía neurotoxina con lecitinasa que disuelve las membranas celulares. Claudio (54 d. C) muere intoxicado por una seta venenosa, la Amanita Phalloides. “Murió a los tres días de ingerirla, pero si antes de pasar 24 horas se le hubiera administrado un fármaco de la cerveza hubiera sobrevivido”, precisó.

En este sentido, ha explicado que “en el Imperio Romano, además de la cicuta se introdujeron otros venenos muy activos como el acónito, del que son suficientes sólo 2 mg para producir la muerte”. “Con cianuro se envenenó a Rasputin (1869-1916) aunque realmente murió no por el veneno ni porque fuera tiroteado sino por caerse al río una vez herido de bala. Según la autopsia murió ahogado. El cianuro también se empleaba en las cámaras de gas”, ratificó.