18 nov 2018 | Actualizado: 17:25

El envejecimiento poblacional no es la amenaza del SNS

El aumento del gasto sanitario de la última década deriva de la inercia del propio sistema y decisiones clínicas, de gestión y políticas

Miércoles, 13 de julio de 2011, a las 23:54

Redacción / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid
Aunque el envejecimiento encarece la asistencia sanitaria, sólo significa una parte del aumento de los gastos sanitarios de la última década. La mayor parte de este incremento se debe a la inercia del propio sistema, decisiones clínicas -como el incremento de pruebas, ingresos e intervenciones-, así como a decisiones de gestión como por ejemplo un mayor uso de la tecnología y mayores servicios. Por otra parte, también influyen las decisiones políticas (nuevos hospitales o aumento del número de prestaciones). A estos factores, la población responde con un uso más intensivo de lo que se le ofrece y aumentan sus expectativas de mejora continua.

Álvaro Hidalgo, director del SIES (Seminario de Investigación en Economía y Salud) en la Universidad de Castilla-La Mancha; Juan del Llano, director de la Fundación Gaspar Casal; Francisco J. García Pascual, director de la Fundación Pfizer; y Julián García Vargas, exministro de Sanidad y patrono de la Fundación Pfizer.

Estas son algunas de las principales conclusiones del ‘Estudio de las pautas previsibles de utilización futura de servicios sanitarios por mayores, frente a la viabilidad financiera del sistema de salud’, coordinado por Álvaro Hidalgo, director del SIES (Seminario de Investigación en Economía y Salud) de la Universidad de Castilla-La Mancha, y realizado por la Fundación Gaspar Casal. Esta publicación se ha realizado gracias a la colaboración público-privada y cuenta con la colaboración de la Fundación Pfizer como entidad impulsora y promotora del proyecto.

Para comprobar hasta qué punto el envejecimiento es causante del aumento del gasto, el presente estudio ha realizado un análisis de dos comunidades autónomas concretas, de gran extensión de territorio y población dispersa, Castilla León y Castilla-La Mancha. El estudio demuestra que existen diferencias importantes entre la utilización de los recursos sanitarios entre las diferentes comunidades autónomas. Tanto es así, que el coste asociado al envejecimiento depende del territorio y de la organización del sistema regional propio, de su cartera de servicios, de la práctica clínica (diagnóstico, hospitalización y atención a domicilio), y de las pautas sociales de utilización.