13 dic 2018 | Actualizado: 12:05

El empleo en Valdecilla crecerá con 61 contrataciones, según Sanidad

Para la consejera, la oposición debe rectificar su oposición al proyecto

sáb 15 marzo 2014. 12.27H
Redacción. Santander
La vicepresidenta y consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, ha asegurado que tanto la administración como la adjudicataria del contrato de colaboración público privada de Valdecilla han “cumplido escrupulosamente lo pactado” en términos de empleo, y ha anunciado que “no sólo no ha habido destrucción” de puestos de trabajo, sino que la UTE Ferrovial-Siec va a contratar “a corto plazo a un total de 61 personas”.

De estas nuevas contrataciones, siete serán para el almacén, 13 para el archivo y 41 para “poner en marcha un potente servicio informático”. Así lo ha asegurado la consejera en la Comisión de Sanidad del Parlamento regional, donde ha comparecido, a petición del PRC, para informar sobre las condiciones laborales de los trabajadores tras la adjudicación del contrato de Valdecilla, que incluye la conclusión de las obras y la prestación de 12 servicios no clínicos durante 20 años.

María José Sáenz de Buruaga.

Buruaga ha asegurado que la administración “ha preservado todo” el empleo del personal propio en esos servicios, formado por 259 personas a fecha 15 de enero (cuando entró en vigor el contrato). Según ha explicado, ningún trabajador fijo ha ejercitado la opción de incorporarse a la empresa en situación de excedencia voluntaria, por lo que todos ellos “siguen trabajando en Valdecilla y para Valdecilla, en su mismo puesto de trabajo o en otras unidades funcionales”.

En cuanto al personal interino, integrado por 35 personas a 15 de enero, 20 han sido recolocados en otras unidades y siguen dependiendo del Servicio Cántabro de Salud, mientras que los otros 15, “interinos no recolocables en otros servicios” han sido contratados por la adjudicataria con “las mismas condiciones” laborales y salariales que tenían hasta ese momento (13 en mantenimiento y dos en conservación de viales y jardinería).

Sobre el personal “ajeno”, formado por los 600 trabajadores de las contratas afectadas por el CCPP, la consejera ha destacado que todos ellos han sido subrogados por Ferrovial-Siec, incluso los de las empresas cuyos convenios colectivos no imponen la subrogación.

Transición “con normalidad”

Buruaga ha asegurado que la transición en los servicios no clínicos se ha desarrollado “con total normalidad, sin incidencias razonables y de forma sosegada”. La adjudicataria se ha hecho cargo en los últimos días de los servicios de restauración y electromedicina, y está pendiente de asumir la gestión energética.

Ferrovial-Siec ha apostado por la subcontratación de algunos servicios a las empresas que ya los venían prestando. Es el caso de la restauración, que seguirá en manos de Mediterránea de Catering; la seguridad y vigilancia, a cargo de Securitas; o el servicio de electromedicina, que mantiene la subcontrata con Iberman.

Ferrovial Servicios ha asumido directamente, desde que entró en vigor el contrato, el servicio de mantenimiento; el de limpieza, en el que ha subrogado a 426 personas, y el de gestión de residuos, en el que ha habido 13 subrogaciones. Por su parte, Siec gestiona desde el 1 de febrero el almacén, archivo y transporte, en el caso del archivo y almacén a través de la empresa especializada Traza.

En el caso del almacén y el transporte entre almacenes, SIEC ha contratado a cinco conductores que antes trabajaban para NRJ, mantiene una subcontrata con Nereo Hermanos para otros dos conductores y va a contratar en breve ex novo a tres auxiliares administrativos, tres mozos de almacén y una persona encargada de la formación dual.

El archivo estará compuesto por 22 trabajadores, los nueve empleados del turno de noche que antes trabajaban para Archivos de Cantabria y otros 13 trabajadores que serán contratados en breve (12 auxiliares administrativos y un jefe de equipo). Las otras contrataciones anunciadas por Buruaga, 41, serán para el diseño y puesta en marcha del proyecto de informática, que durará unos seis meses, y para la fase de operación.

La oposición debe rectificar, según Buruaga

Durante su comparecencia, la consejera ha destacado que los partidos de la oposición se han “cansado de decir” que el Gobierno estaba poniendo en riesgo el empleo en Valdecilla con el CCPP, por lo que ahora que “ya no caben especulaciones ni rumores” y que no sólo no se ha destruido empleo sino que se va a crear “con carácter inmediato”, PSOE y PRC deberían realizar una “rectificación”, “responder políticamente” o al menos “decir me he equivocado”.

La vicepresidenta ha reiterado que el CCPP es “la única alternativa” para terminar las obras de Valdecilla “lo antes posible, con capacidad garantizada de financiación y sin soportar más sobrecostes”. Las obras “avanzan al ritmo previsto” por lo que se mantiene como plazo el primer semestre de 2015.

Los grupos de la oposición han criticado la “falta de transparencia” del Gobierno en este proceso, en el que persisten sus “dudas y temores”. La regionalista Cochi Solanas ha incidido en el cambio de postura de Buruaga, a la que cuando estaba en la oposición “le preocupaba mucho” la privatización de servicios.

Por su parte, la portavoz del PSOE y exvicepresidenta regional, Lola Gorostiaga, ha rechazado que el CCPP sea “la única forma posible” de acabar Valdecilla. En su opinión, “la excusa es la obra y el fin es el avance de la privatización". En este sentido, ha reiterado que el PSOE, que ha recurrido el CCPP en los tribunales, seguirá "oponiéndose y haciendo todo lo posible para pararlo”.

Por otro lado, ha llamado la atención sobre la subcontratación de servicios y se ha preguntado de dónde sale el beneficio de la empresa principal. “No me cuadra”, ha dicho Gorostiaga tras preguntar a Buruaga “si está segura de verdad” de que se están manteniendo las condiciones laborales de los trabajadores y "qué tienen de ciertas" las denuncias sobre el incumplimiento del acuerdo firmado con tres de los cinco sindicatos de la Sectorial de Sanidad (UGT, CSIF y ATI).

Buruaga ha explicado al respecto que entre los 13 interinos del servicio de mantenimiento asumidos por Ferrovial se ha producido alguna “disfunción” al pasar al convenio colectivo del metal porque éste prevé salarios muy superiores, por lo que "algunos han sido encuadrados" en una categoría inferior, pero siguen cobrando lo mismo e incluso algo más que antes.

“Esa es la tragedia que parece haber ocurrido en el servicio de mantenimiento”, ha ironizado la consejera, tras comparar la situación “privilegiada” de los 15 interinos “no recolocables” de Valdecilla que han sido contratados por Ferrovial-Siec, con la de los interinos del ámbito asistencial, que “no tienen garantizado su puesto de trabajo”.

Al tiempo, ha reiterado que los servicios no clínicos incluidos en el CCPP estaban ya parcial o totalmente externalizados, y ha insistido en que “la decisión de mayor impacto para preservar el empleo y las condiciones del personal” ha sido la fijación de los “máximos estándares de calidad y cláusulas de salvaguarda con existencias muy superiores”.

En la misma línea, desde el Grupo Parlamentario Popular, su portavoz, Eduardo Van den Eynde, ha defendido la “transparencia" del proceso, que se ha llevado a cabo "con acuerdo de los profesionales y la mayoría de los sindicatos”, que “blinda el empleo público”, garantiza que las condiciones laborales “son las mismas, cuando no menores y encima se va a crear empleo”, lo que a su entender demuestra que la oposición “ha querido trasladar un discurso agotado -el de la privatización- que choca con la realidad”.