17 nov 2018 | Actualizado: 11:55

El Doctor Negrín aplica braquiterapia como alternativa a la radioterapia externa

La técnica consiste en la introducción de material radiactivo en el lecho de la tumorectomía

Miércoles, 25 de abril de 2012, a las 17:24

Redacción. Las Palmas
El Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín aplica braquiterapia a pacientes diagnosticadas de cáncer de mama como tratamiento alternativo a la radioterapia externa en aquellos casos en los que el tumor se diagnostica en un estadio temprano de la enfermedad, es decir, cuando los tumores son pequeños y con factores de buen pronóstico asociados.

José Miguel Sánchez, gerente.

Más de 70 mujeres se han beneficiado de esta técnica, realizada por un equipo de especialistas multidisciplinar, formado por oncólogos radioterápicos, anestesistas y radiofísicos, así como personal auxiliar cualificado. La braquiterapia es una modalidad de radioterapia, que permite la administración de una alta dosis de radiación dentro de la mama mediante la colocación de agujas vectoras, donde se introduce de manera automática el material radiactivo.

Sólo precisa anestesia local, sin hospitalización asociada y con una duración total del tratamiento de 5 días. La especialista en Oncología Radioterápica, Beatriz Pinar Sedeño, ha explicado las ventajas de esta técnica a los pacientes y familiares que participaron en el Aula de Pacientes del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor. Negrín, dedicado a los avances en los tratamientos del cáncer.

Las pacientes reciben en menos de una semana, un tratamiento equivalente a entre 3 y 6 semanas de radioterapia externa, con la comodidad que supone dicha reducción en el tiempo total de tratamiento. Se trata, según explicó, de un procedimiento quirúrgico que dura alrededor de quince minutos y que para las pacientes de edad avanzada con dificultades de movilización y para aquellas procedentes de otras islas, el completar el tratamiento radioterápico adyuvante en una semana, supone una ventaja sobreañadida. El desarrollo de las nuevas tecnologías y los programas de dosimetría que mejoran la técnica del implante y la optimización de la distribución de la dosis de irradiación, han permitido el desarrollo de esta nueva técnica.

La braquiterapia está indicada en aquellos casos en los que el tumor se diagnostica en un estadio temprano de la enfermedad, es decir, cuando los tumores son pequeños y con factores de buen pronóstico asociados. Es de especial utilidad en pacientes portadoras de prótesis mamarias, al disminuir la posibilidad de encapsulación o fibrosis de la prótesis tras el tratamiento radioterápico y en aquellas pacientes que recaen tras cirugía conservadora y radioterapia externa previas, que desean seguir conservando su mama, dentro de un protocolo estricto.

La principal ventaja es la comodidad de la técnica, la mejora de la calidad de vida de las pacientes al enfrentarse a un tratamiento más corto y sencillo, así como a los mínimos efectos secundarios inmediatos y tardíos asociados, con una reducción muy importante de las dosis administradas a tejidos sanos, como son el pulmón y el corazón. Se trata de un tratamiento dirigido al lugar adecuado.