14 nov 2018 | Actualizado: 09:40

El Defensor del Médico insta a la Consejería a que abandone “la peregrina idea de la privatización”

Ruiz: “Los médicos deseamos tener una posición destacada en la gestión de los centros”

Martes, 25 de junio de 2013, a las 11:28

Redacción. Madrid
El defensor del Médico del Colegio Oficial de Médicos de Madrid, Pedro Ruiz, ha escrito una carta abierta en referencia a las últimas noticias sobre el proceso de externalización en el que se encuentra la sanidad en Madrid, donde insta a la Consejería de Sanidad a abandonar la idea de la privatización y le recuerda que el médico desea tener una posición destacada en la gestión de los centros.

Pedro Ruiz.

Según señala Ruiz en su escrito, “a la luz de las últimas informaciones sobre la privatización de seis hospitales y varios centros de salud, han surgido problemas entre los aspirantes y la Consejería que hacen prever que no va a ser fácil conseguir el objetivo”.

“Es de esperar, continua, que las empresas como Sanitas (BUPA) y Ribera Salud, que optan a un hospital cada una, no encuentren en la letra pequeña de los pliegos de condiciones  o la no escrita los favores sanitarios que hagan rentable su compromiso, y entonces la Consejería de Sanidad tendrá que asumir su responsabilidad sobre los hospitales que ya están funcionando con su personal propio de estatutarios, sustitutos y eventuales, y que ya no tienen los derechos primigenios de su contrato, desde la creación del área única y las medidas de movilidad y horarios que han sido introducidas por la legislación de la comunidad en su boletín oficial, pero mantienen sus derechos de empleados públicos”.

“Esta situación, unida a las múltiples demandas judiciales que se han presentado  por la jubilación forzosa de unos 500 profesionales en Madrid, dan a los médicos la esperanza de que la Consejería abandone la peregrina  idea de la privatización de la gestión e inicie nuevos horizontes de gestión, contando con la opinión y ayuda de los profesionales, largamente deseada y sinceramente ofrecida, desde el principio de la puesta en marcha de la idea, y nunca admitida ni tenida en cuenta”, ha señalado.

“En la Consejería deben saber que los médicos deseamos tener una posición destacada en la gestión de los centros, el derecho a una carrera profesional digna y con capacidades de crecimiento en su estado curricular, proyectos de mejora técnica y aprendizaje de futuro, así como posibilidades docentes a nivel pre y postgrado y como orientadores sanitarios de la población, siempre como trabajadores públicos con función social”.