Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Jueves, 09 de mayo de 2013, a las 15:39

Redacción. Madrid
El Defensor del Médico del Colegio de Médicos de Madrid ha hecho pública una carta en la que reflexiona sobre la decisión de la Consejería de Sanidad de jubilar “al menos a 700 médicos hospitalarios que tenían concedida la prórroga laboral hasta los 70 años y a los que se ha avisado con 15 días y con una estricta nota administrativa”.

Pedro Ruiz Barnés.

En la carta, titulada ‘Requiem’, Pedro Ruiz Barnés, asegura “que esta generación que ahora se jubila fue la que inauguró el sistema MIR, la que aprendió de los pioneros de la medicina hospitalaria española y consolidó un sistema de trabajo, con atención vocacional, aprendizaje de nuevas tecnologías, formación continuada y presencia en ámbito nacional e internacional y, sobre todo, la transmisión de sus aprendizajes a la docencia, tanto pregrado como a los MIR”.

“La implicación de estos médicos en el sistema de salud, con bajos salarios, gran voluntad de servicio y contrastada eficiencia en sus técnicas por la formación continuada que realizaban, señala, llevó a que las mejores notas de bachilleres desearan estudiar medicina, como aun hoy pasa, con las notas más altas exigidas para su incorporación”.

El Defensor del Médico asegura que “esta generación ahora jubilada por decreto sin una simple nota de agradecimiento y sin tiempo para reorganizar lo que dejan, son el último paso para la desnaturalización del trabajo y de la entrega profesional vocacional, y con voluntad de servicio, eje básico del éxito del sistema”.

“A partir de ahora, concluye, cuando los médicos son solo piezas de un sistema mercantil y lucrativo, veremos si el paso de los años no nos hace arrepentirnos de destruir algo que funciona y que sin justificaciones coherentes o transparentemente explicadas, es destruido y sustituido por una incógnita laboral en un servicio público”.