16 nov 2018 | Actualizado: 00:00

Decae el eco parlamentario de la política social

Portavoces en Congreso y Senado confirman el protagonismo que el 16/2012 ha conferido al ámbito sanitario

Miércoles, 11 de diciembre de 2013, a las 10:05
María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal / Miguel Ángel Escobar. Madrid
Cuatro portavoces parlamentarios han debatido sobre la atención que se otorga desde ambas Cámaras a la sanidad y la política social. Para Guadalupe Martín (PSOE), Conxita Tarruella (CiU) y Caridad García (Izquierda Plural) en el Congreso el ámbito sanitario acapara un protagonismo mucho mayor, un hecho en el que ha incidido de forma especial la entrada en vigor del Real Decreto 16/2012. Jesús Aguirre, portavoz del PP en el Senado, no tiene la misma visión porque en los debates de ‘su’ Comisión de Sanidad y Servicios Sociales no manda el sistema de cupos (a más representatividad electoral, más propuestas a plantear en Comisión).

¿Está equilibrada la atención que los grupos parlamentarios prestan al ámbito sanitario y al social?

Conxita Tarruella, portavoz de Sanidad de CiU en el Congreso: El peso de ambos ámbitos es muy importantes. Hay muchas propuestas en esta legislatura por parte de todos los grupos. Tener una Comisión conjunta nos lleva a que, al regirnos por cupos, tengas que discernir de qué ámbito son tus proposiciones en cada sesión. Yo creo que por el peso que tienen ambos ámbitos, no hay bastante equilibrio. Debería haber dos Comisiones al mes para dedicar una íntegramente a sanidad y la otra a servicios sociales, o bien darnos más cupos para que en todas las sesiones pudiésemos presentar proposiciones de los dos ámbitos. Y no hay que olvidar que también está el área de consumo. Cuesta decir qué pesa más porque todo es importante y todo preocupa.

Caridad García, portavoz adjunta de Izquierda Plural en el Congreso: Estoy de acuerdo con Conxita. Yo creo que no hay equilibrio. O pesa una cuestión, o pesa la otra. En esta legislatura estamos comprobando que la mayoría de las cuestiones están muy relacionadas con la sanidad. Los problemas en este ámbito han sido muy graves. En los servicios sociales la situación también es preocupante debido a lo que está sucediendo con la Ley de Dependencia. Es absolutamente necesario que haya más Comisiones o que el propio Ministerio comprenda que tiene demasiado peso. De consumo, sinceramente, ni hablamos.

¿Hay equlibrio en la atención prestada en las dos Cámaras?

Jesús Aguirre, portavoz de Sanidad del Grupo Popular en el Senado: Discrepo. Hablar de sanidad y servicios sociales es hablar en la dicotomía del pasado. Estamos hablando de atención sociosanitaria, con una cartera única de servicios sociosanitarios. Un espacio único. No se trata de coordinar, porque entonces hablamos de dos espacios. Da lo mismo que se hable de sanidad que de servicios sociales, porque es lo mismo. Tenemos que hablar de un solo espacio sociosanitario. Si hay muchas proposiciones no de ley, mociones o preguntas parlamentarias, tendrá que reunirse más la Comisión, pero independientemente, tenemos que ir transmitiendo que es un único espacio. Esto lo tiene muy claro el Ministerio y la mayoría de comunidades autónomas. Hay una única línea de trabajo.

Guadalupe Martín, portavoz adjunta del Grupo Socialista en el Congreso: Creo Jesús, que te quedas solo. Yo veo dos sistemas bien diferenciados: el Sistema Nacional de Salud y el sistema nacional de servicios sociales. En algunos puntos convergen, pero no coinciden plenamente. Además, hay que ver la evolución histórica de cada uno de los sistemas, cómo se han ido desarrollando en las comunidades autónomas, los puntos en los que coinciden. Soy médico pero he trabajado los últimos años en servicios sociales, por lo que soy consciente de cómo lo perciben los ciudadanos. Para ellos, el SNS es un derecho irrenunciable, pero no todos ven el sistema de servicios sociales como un derecho consolidado, y eso es una batalla que todavía tenemos pendiente. Ahora, con el desarrollo de la Ley de Dependencia, no todos los usuarios son benefactores, pero sí todos somos usuarios del SNS. Cuando hablamos de un espacio único, siempre el grande engulle al pequeño. Independientemente de que se fusionen en una consejería, los distintos departamentos de esta siguen gestionándolos como organismos autónomos, y esto se traslada también al Congreso. Si no estamos pendientes de darle el cupo correspondiente a los servicios sociales, siempre se quedan en un segundo plano, siempre tienen todas las de perder, porque es un sistema menos consolidado y más débil. Las diferencias entre infraestructuas y carteras de servicios de ambos ámbitos son un abismo, sin olvidar a los profesionales, hay de primera y de segunda. El desequilibrio es de lo más patente.

Con respecto a la coordinación sociosanitaria, me temo que debajo de ese debate hay otras consideraciones, pero no se trata de sistemas en situación de igualdad, eso lo vemos en el día a día.

Conxita Tarruella: Estamos mezclando cosas con el título del debate. Las políticas sociosanitarias es un tercer pilar. Hay un Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales, pero hay una Secretaría de Estado de Servicios Sociales y una Secretaría General de Sanidad. El grueso de las competencias están transferidas, es decir, no hay una Secretaría de Estado Sociosanitaria. Otra cosa es que tengamos que ver a la persona de una forma integral, pero en el abordaje en el Congreso, en cuanto al peso de unas y otras políticas, hay un sistema de cupos condicionado por los resultados de las elecciones. El PP tiene cuatro Proposiciones No de Ley (PNL) en nuestra Comisión, el PSOE tiene tres… Pero el resto de grupos parlamentarios, solo tenemos una PNL cada mes, por lo que hay que decidir qué urge más. Quiero poner en valor que la legislatura pasada, el grupo que estaba en el Gobierno, muchas veces renunciaba a presentar PNL en la Comisión y el pleno, no agotaban sus PNL y cedían cupo a los demás grupos. Y ahora, el partido del Gobierno no solamente no renuncia, sino que vemos cómo presentan PNL, como en la última Comisión, que claman al cielo, para llenar el cupo, con cosas que están hechas. Esto no es justo, porque la Comisión necesita debate sanitario, social y de consumo. Los debates que nos demandan los ciudadanos, para eso nos han elegido, para debatir los problemas de la gente.

Caridad García: Me ha sorprendido la vehemencia de Jesús Aguirre al defender algo que no existe, que no se ha generado, que está en fase de discusión. No ha habido un debate que defina a qué nos referimos cuando hablamos de ‘lo sociosanitario’. Son dos cuestiones que convergen en algunas cosas y en otras muchas, no. El derecho de la salud tiene de momento un carácter de universalidad, mientras que los servicios sociales no lo tienen como tal. Hay un carácter de gratuitad de la prestación de la sanidad, en el otro ámbito no es así. No estamos hablando de lo mismo.

En la Asamblea de Madrid hay un consejero de Sanidad, y un consejero de Servicios Sociales. Hay dos consejerías porque de momento tienen claro que no es lo mismo. Recuerdo al consejero Fermosel decir que “algún día” habría que hablar del tema sociosanitario, pero nunca se concretó porque quizás nunca ha habido interés.

Jesús Aguirre: No quería dirigir el debate por ahí. Yo intento introducir el concepto de hacia dónde vamos. Como parlamentarios, tenemos que ser el reflejo de la sociedad. Actualmente tenemos cambios epidemiológicos importantísimos. El tema crónico supone ya el 80 por ciento del presupuesto del SNS, estamos hablando de enfermedades neurodegenerativas, pacientes polimedicados, aumento de esperanza de vida… ¿Hasta qué punto una PNL referente a alzheimer o crónicos es social o sanitaria? El concepto es hacia dónde vamos. Teniendo en cuenta esos cambios demográficos, ¿cómo se considera al paciente, sanitario o social? Hay que atender al paciente de una forma piramidal, sin escalón asistencial, y sumando conceptos. Es atención, no coordinación. Son conceptos que hay que cambiar. Si el paciente hoy está “aquí” es agudo, mañana está “allí” y es crónico… El paciente es solo uno y todo tiene que confluir en su beneficio.

Guadalupe Martín: Jesús, tú hablas del ciudadano como paciente. Yo hablo de ciudadano con derecho sanitario y con derecho a atención social. No todos los pacientes crónicos y los enfermos de alzheimer necesitan atención social. Uno puede estar polimedicado y necesitar rehabilitación, pero nos resulta más rentable que esté una residencia temporalmente y así pase al espacio social. Pero el paciente tiene que recibir la atención hospitalaria, la del espacio sanitario. El sistema social es más barato, más rentable, y desde luego, hasta ahora, más eficiente. La estancia hospitalaria es más cara que una plaza residencial.

Jesús Aguirre: No estamos hablando de precios, estamos hablando de espacios. Debe haber un único espacio, que sea donde mejor esté atendido el paciente.

El impacto del 16/2012 en el debate parlamentario.

Caridad García: Eso no existe, Jesús.

Jesús Aguirre: Estoy hablando del futuro.

Guadalupe Martín: El futuro conduce a que los ciudadanos sean expulsados del Sistema Nacional de Salud.

Jesús Aguirre: Es absurdo que entremos en ese debate ahora mismo.

Caridad García: Ahora mismo, el ciudadano vuelve al ámbito del hogar, donde las familias se hacen cargo de situaciones para las que no están preparadas ni pueden soportar, pero lo tienen que hacer porque los recursos de los que estamos hablando son económicamente imposibles. Baja a la calle y pregunta sobre los enfermos crónicos.

Jesús Aguirre: Hablemos de los ámbitos.

Conxita Tarruella: No tienen que ver los problemas que tienen ahora los ciudadanos con los de hace treinta o cuarenta años, y tampoco serán los mismos en el futuro. El tema es que seguimos con el mismo sistema sanitario, y si no lo cambiamos, nos cogerá también a destiempo en el futuro. Hay que plantear hacia qué sanidad vamos. Hay más supervivencia, por lo que hay más crónicos, y unos necesitarán servicios sociales, y otros no. Yo creo que la medicina tiene que ser más preventiva y no tan reactiva. Las enfermedades neurodegenerativas, por ejemplo, podrían ser atajadas en parte, previniendo la discapacidad con una política preventiva, un mejor acceso a los medicamentos y un tratamiento integral.

Creo que una vez pasada la fase de atención a agudos, tiene que haber una atención sociosanitaria integral. Y a partir de ahí, ver quién necesita un espacio más social.

Jesús Aguirre: Al final, estamos hablando del futuro de la sanidad. Con los test genéticos se podrán hacer diagnósticos precoces sobre muchas enfermedades, como el cáncer.

En cuanto a la atención a los temas, en el Senado no tenemos cupos, independientemente del número de mociones, se da la opción de que cada grupo parlamentario lleve las propuestas que considere.

Guadalupe Martín, portavoz adjunta del Grupo Socialista en el Congreso; Jesús Aguirre, portavoz de Sanidad del Grupo Popular
en el Senado; la redactora María Márquez; Conxita Tarruella, portavoz de Sanidad de CiU en el Congreso; y Caridad García, portavoz
adjunta de Izquierda Plural en el Congreso.

Han comentado que se esfuerzan por trasladar a las Cámaras la preocupación ciudadana. No sé si han notado que el Real Decreto 16/2012 ha sido un punto de inflexión. Y si es así, en qué medida lo ha sido…

Caridad García: Para nosotros (Izquierda Plural) sí ha sido un punto de inflexión porque se ha modificado, a peor, el sistema sanitario. Con él, retrocedemos en el tiempo. La preocupación se ha manifestado en los propios ámbitos sanitarios, no muy proclives a denunciar sus problemas. El lema “la sanidad no se vende, se defiende” es el reflejo de lo que ha causado en la sociedad esta reforma sanitaria.

Conxita Tarruella: A raíz del decreto han salido muchísimas propuestas que los ciudadanos nos mandan a los grupos parlamentarios y que han generado un gran debate en el Congreso. Con los copagos farmacéuticos y hospitalario ha habido preocupación, también con los dietoterapéuticos, los transportes… Esto ha generado mucho debate. Cada grupo con su ideología ha demandado debatir estas preocupaciones. Pero finalmente no nos da tiempo a tratar todas las cuestiones que nos gustarían. La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales es tan amplia que al final da poco juego y es injusto para los grupos más pequeños. A veces llegamos un poco desfasados con respecto a la actualidad, porque tenemos que priorizar las proposiciones y algunas se van quedando en el tintero.

Jesús Aguirre: El antes y el después del RD 16/2012 se traduce en que había habido un parón legislativo importante. Encontramos la sanidad en un estado lamentable, y había que coger el toro por los cuernos, con un real decreto que garantizase la sostenibilidad del SNS. Se ha puesto freno al turismo sanitario, se ha aglutinado la cartera básica de servicios, y se ha redefinido la suplementaria para que no haya disparidad de criterios entre comunidades autónomas.

En la Comisión del Senado, según las cuestiones que llegan, se decide si entran o no. Muchas veces se decide según la sensibilidad social del momento.

Las cuestiones que se están quedando relegadas.

Guadalupe Martín: Los ciudadanos saben, por primera vez, las cifras de un decreto. Se lo sabe todo el mundo. Hasta dónde ha sido impactante este decreto se demuestra en que antes, el abordaje de la salud no era una preocupación para los ciudadanos, y ahora lo es. El sistema ha experimentado un cambio importante, hemos pasado de uno universal a otro de aseguramiento, provocando que muchos ciudadanos se queden fuera, y no solo inmigrantes.

Jesús Aguirre: Por favor, eso se cambió...

Guadalupe Martín: El 16/2012 supone un repago en distintos servicios. Pero en una cosa lo habéis hecho bien, que los que están en el paro, no tengan que pagar por los medicamentos.

Sobre el gasto en recetas expedidas a ciudadanos de otros países, esto se podría haber solventado perfectamente con un seguimiento del gasto habitual de cada uno de los cupos. Pero ahora tenemos a ciudadanos expulsados del SNS y hemos empezado a utilizar en los debates el concepto de ‘exclusión sanitaria’, que antes no se utilizaba. Esto es muy grave. Ahora el ciudadano vuelve a tener esa preocupación de ‘que no nos caiga una enfermedad encima’.

Admitiendo que se ha priorizado la sanidad sobre los servicios sociales, ¿qué temas dirían que están siendo los grandes olvidados?

Caridad García: Si hiciésemos ahora un listado, necesitaríamos varios folios. Lo decía Conxita: los ciudadanos cada vez te demandan más cosas porque sienten una gran preocupación por lo que está pasando. Hay inquietud sobre la Ley de la Dependencia, no solo sobre asistencia sanitaria sino también desde el ámbito de las prestaciones sociales. Los medicamentos y sus precios también preocupan mucho. Cuatro euros de copago en una pensión de cuatrocientos y pico, son muchos euros. El ciudadano quiere saber qué está pasando en el ámbito del Estado, qué políticas se van a aplicar en los dos campos. En la demanda social, es notable la preocupación sobre el pago de productos y transporte. Son cuestiones que no se han debatido con la suficiente profundidad, porque no hemos tenido oportunidad de hacerlo. Si en el Senado no existen los cupos, ‘chapeau’ con el Senado, pero finalmente donde se determinan las leyes es el Congreso, y por lo tanto es desde allí donde tiene que quedar claro a qué situaciones se tendrán que enfrentar los ciudadanos. La dependencia y la discapacidad generan mucha inquietud, pero no tenemos tiempo material para tratarlo en profundidad. Y esto es muy penoso decirlo, muy penoso.

Conxita Tarruella: Antes del RD 16/2012, se debatían temas de mucha preocupación y actualidad. A partir de él, ha acaparado un tanto por ciento muy importante de proposiciones no de ley. Los copagos son injustos, se ha gravado la enfermedad, un mileurista paga lo mismo que uno que cobra 99.999 euros. En la farmacia que hay al lado de mi casa, me cuentan que la gente está muy preocupada y que les cuesta comprar los medicamentos. A mucha gente se le suma ese copago con el de los productos sanitarios. Esto genera preguntas. Por otro lado, en la Comisión de Políticas Integrales de la Discapacidad, estamos llevando algunos temas sin haber contado aún con la comparecencia de la ministra Ana Mato ni del secretario de Estado.

Jesús Aguirre: Me voy a centrar en los temas olvidados. Solo decirle a Conxita que ya sabe que se está estudiando fraccionar la franja de copago de 18.000 a 100.000 euros.

En estos dos años de legislatura lo que ha pasado es que ‘el paciente’ estaba en la UVI, había que sacarlo de ahí y priorizar la sostenibilidad. Ahora ese 'paciente', el SNS, está en rehabilitación y ya es más fácil hablar de otros temas.

En la anterior legislatura hablábamos de enfermedades raras, protocolos, estrategias… Ahora estoy convencido de que en los dos próximos años se hablará de las diferentes patologías que tenga ‘ese paciente’.

Guadalupe Martín: Me sorprende Jesús que menciones las estrategias, porque en 2011 tenían 17 millones de presupuesto y ahora tienen ocho.

Jesús Aguirre: No hablamos de presupuesto.

Guadalupe Martín: Dado el interés incrementado en temas de salud, se han visto completamente en segundo plano muchos temas de política social. Yo creo que el gran olvidado es el propio sistema de servicios sociales, y de hecho hemos dejado de hablar en las Comisiones del plan concertado y de la red básica de servicios sociales. Como los temas de salud son tan potentes en la preocupación de los ciudadanos, y también por los propios recortes que ha habido, se han aumentado las intervenciones sobre dependencia, mientras que de servicios sociales apenas han entrado en la Comisión.

Lo que ocurre es que el sistema de dependencia está siendo muy cruento también con los ciudadanos. Nos llegan muchas más demandas sobre este sistema de atención, por la pérdida de beneficios.

Jesús Aguirre: Todo lo que ha dicho Guadalupe son competencias de comunidades autónomas. En Andalucía, los beneficiarios de Dependencia han estado cuatro meses sin cobrar hasta que ha llegado el fondo de proveedores.

Guadalupe Martín: Pero han recibido los servicios. En mi comunidad autónoma (Castilla-La Mancha) han quitado los servicios y no han pagado.

Cómo reimpulsar la atención a las políticas sociales.

Caridad García: Lo cierto es que lo que nos viene del Gobierno en este ámbito sociosanitario son propuestas para celebraciones familiares. El problema es que esto es ‘el chocolate del loro’ de los temas globales que sí tienen una importancia para ciudadanas y ciudadanos.

¿Qué fórmula plantearían para reimpulsar la atención a los servicios sociales en las dos Cámaras?

Guadalupe Martín:
Dado ese desequilibrio, que sí percibo, sería necesario establecer temas concretos. No sé si Comisiones monográficas, pero sí la posibilidad de introducir más cuestiones de este tipo. También se podrían plantear Subcomisiones, pero todos tenemos la experiencia de ver en qué resultan finalmente. La última creada en el ámbito de nuestra Comisión de Sanidad y Servicios Sociales solo se ha dedicado a aspectos sanitarios.

Jesús Aguirre: Nunca he estado muy de acuerdo con el sistema de cupos. La realidad sanitaria y social es la que tiene que marcar la agenda de la propia Comisión. El día a día dirá qué ponencia se va a crear. Es cuestión de que la sensibilidad de los políticos esté acorde con la población y no perdamos el nexo con ella.

Conxita Tarruella: El reglamento del Congreso se rige por cupos, y a ellos podrían renunciar los partidos del Gobierno, algo que no pasa en esta legislatura, sino que ponen PNL sobre actos y eventos. Habría que dar más juego a los grupos pequeños, por lo menos para que tuviésemos dos proposiciones de ley en cada Comisión, una de cada ámbito. Hay que buscar más equilibrio en los temas.

Caridad García: Yo apuesto por dos Comisiones que nos permitan a los grupos poder llevar proposiciones de los dos ámbitos. Sería un paso muy importante de voluntad política. Aumentar el cupo nos vendría también muy bien para el debate parlamentario. Hoy día hay mucho sufrimiento en la ciudadanía y muchas carencias, los diputados y diputadas tenemos la obligación de atender esas carencias en todos los campos y quien gobierna debe poner los medios para acabar con las mismas.