Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Adiós a la consejera más veterana del Interterritorial

Al frente de Departamento de Salud desde 2003, suenan los nombres de Boí Ruiz y Miquel Vilardell para sustituirla

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Barcelona
Desde 2003 lleva Marina Geli al frente del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña. Pero tras el fracaso electoral de ayer del PSC, está claro que no renovará su cargo, y serán los responsables de CiU quienes deberán designar a su sustituto. En la agenda de Artur Mas para consejero de Salud están apuntados los nombres de Boí Ruiz, presidente de la Unión Catalana de Hospitales, y Miquel Vilardell, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, jefe de Servicio de Medicina Interna del Vall d’Hebrón, y coordinador de sendos informes acerca de la sostenibilidad del sistema sanitario encargados por la propia Geli.

A la izquierda, Geli con Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial, y Miquel Vilardell, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, y que suena como posible nuevo consejero de Salud catalán. En el centro con José Montilla, presidente de la Generalitat. Geli ha hecho una apuesta muy fuerte por Montilla en los últimos comicios, renunciando a su faceta más nacionalista dentro del partido. A la derecha, con el ex ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, en una época en la que la consejera tuvo mucha influencia en el Ministerio.


Durante los casi ocho años que ha guiado los designios sanitarios de Cataluña, Geli ha destacado por su carácter innovador, con propuestas como la prescripción enfermera, que finalmente ha llegado a cuajar también en el ámbito nacional, u otra sobre las terapias naturales, para la que promovió un decreto tratando de regularlas, aunque finalmente fue anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

Otra de las banderas de Geli en los últimos años ha sido el debate en torno a la sostenibilidad, sin miedo a mencionar la palabra tabú para muchos político: 'copago’. Hace unos meses dejó un documento sobre este tema sobre la mesa del Consejo Interterritorial, fuera del orden del día, para que los consejeros de las diferentes autonomías y los responsables ministeriales le echaran un vistazo y pudieran discutirlo más adelante. Al menos ella no asistirá a ese debate como consejera catalana.

Geli, por ser la consejera de una autonomía líder como Cataluña, y por su carácter, siempre ha sido un referente dentro del Consejo Interterritorial, aunque fue en la época de Bernat Soria (julio 2007-abril 2009) cuando su influencia fue mayor en la sede del madrileño Paseo del Prado. Con Jiménez como ministra esta influencia mermó notablemente.

Su relación con sus colegas los médicos (ella es internista) no ha sido lo idílica que podría esperarse. El sindicato Metges de Catalunya, con Patricio Martínez a la cabeza, le planteó una huelga muy dura que obligó a la consejera a replantearse la representación de los facultativos, con una Mesa de la Profesión que, como ha reconocido el propio sindicato años después, no ha sido lo que ella prometió en aquella convulsa primavera de 2006.

En julio de este año, en un Consejo Interterritorial con Fernando Lamata, consejero de Salud y Bienestar Social de Castilla-La Mancha, y la entonces ministra Trinidad Jiménez. La llegada de la malagueña al Ministerio redujo notablemente la influencia de Geli en la sede del Paseo del Prado. A la derecha, recibe la Venera del Consejo General de Enfermería de manos de su presidente, Máximo González Jurado, por su apuesta por la prescripción enfermera.