19 nov 2018 | Actualizado: 13:40

El Consejo de Médicos, en rebeldía por la aplicación del algoritmo

Su preocupación, eximir de responsabilidad al facultativo en caso de problemas de salud derivados de esta aplicación informática

Martes, 01 de octubre de 2013, a las 15:20

Redacción. Valencia
El Consejo Autonómico de Colegios de Médicos de la Comunidad Valenciana se ha reunido con el consejero de Sanidad, Manuel Llombart, con el fin de tratar directamente los temas de mayor preocupación para el colectivo médico valenciano.

Rosa Fuster, presidenta
del Colegio de Valencia.

Según explica el Consejo en un comunicado, la relevancia de los asuntos planteados (los algoritmos de prescripción terapéutica; la restitución de la carrera profesional; la integración de los médicos funcionarios –APD y cupo y zona-; y las jubilaciones forzosas) impidió su desarrollo, consumiéndose la mayor parte del tiempo en el primer punto. Los colegios de médicos solicitaban a la Consejería la paralización de los algoritmos de prescripción, al menos hasta que se evalúe la viabilidad y coste-eficiencia de los primeros que se implantaron (los dirigidos a tratar las hiperlipidemias). Ante el desacuerdo con la Administración, las corporaciones profesionales se reservan adoptar las medidas legales necesarias para eximir de responsabilidad a los médicos en el caso de que se derive un problema de salud como consecuencia de la  aplicación de estos algoritmos.

Cartas a la Consejería

No es la primera vez que los profesionales médicos manifiestan sus dudas sobre los algoritmos de prescripción. Como recuerdan en el comunicado que envía la entidad, el Consejo, junto a más de una veintena de sociedades científicas médicas, ya había informado mediante carta al consejero en dos ocasiones (junio y agosto) de las dificultades prácticas, ralentización, complejidad administrativa, la disminución del tiempo de consulta y problemas que estaba suponiendo su puesta en marcha. En ambos escritos los firmantes declaraban su disposición a colaborar en las medidas que contribuyan al sostenimiento de la sanidad pública, no obstante, destacaban la necesidad de una evaluación previa de los algoritmos antes de su implantación generalizada.