Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Jueves, 13 de marzo de 2014, a las 16:12
Redacción. Oviedo
El Consejo Asesor de Sanidad ha aprobado este jueves un compendio de 16 directrices que considera de interés para la elaboración de un plan integral de prevención y atención de las enfermedades crónicas, presentes en el 32 por ciento de la población asturiana, según los datos de la última Encuesta de Salud.

Faustino Blanco.

Así se desprende del documento analizado este jueves bajo la presidencia del consejero de Sanidad, Faustino Blanco, quien ha resaltado que el informe aborda el nuevo paradigma de la sanidad, la cronicidad. El documento definitivo será aprobado próximamente, una vez se incorporen las últimas aportaciones realizadas este jueves por los integrantes del consejo.

En declaraciones a los medios antes de participar en la reunión del pleno del Consejo Asesor, Blanco ha incidido en que cada vez se siente “más satisfecho” de la creación de este equipo de expertos.

Ante el envejecimiento de la población aparece la pluripatología, algo que no puede tratarse de forma aislada sino desde todo el sistema sanitario para dar respuesta coordinada a las nuevas necesidades, señala el consejero.

De este modo, entiende que el documento será muy útil para desplegar las políticas en cronicidad. “Este documento, casi en sí mismo, justifica todo lo hecho hasta ahora. Esperemos que se sigan produciendo documentos de enorme interés como este”, ha apuntado.

En dicho documento, el Consejo estima que las enfermedades crónicas causan el 80 por ciento de las consultas en centros de salud y el 60 por ciento de los ingresos hospitalarios, generando hasta el 70 por ciento del gasto sanitario. Además, los costes de atención a los pacientes con más de una enfermedad crónica llegan a multiplicarse por seis respecto a los que no tienen ninguna o solo padecen una.

Por todo ello los expertos advierten de que si este problema no se aborda adecuadamente no solo consumirá la mayor parte de recursos de los sistemas sanitarios, sino que puede llegar a cuestionar su sostenibilidad.