Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:15

El consejero de Sanidad pide “comprensión” a los profesionales sanitarios del sector público

La oposición coincide en pedir al Gobierno asturiano más flexibilidad para negociar las medidas de ampliación de jornada

Martes, 25 de septiembre de 2012, a las 11:55

Redacción. Oviedo
El consejero de Sanidad del Principado de Asturias, Faustino Blanco, ha defendido las reformas que pone en marcha su Administración y que afectan a los profesionales del sector sanitario. Apelando  a su "alta formación", Blanco ha insistido en que lo que busca el Principado es salvar el sistema público, del que ha asegurado que ninguna empresa sanitaria tiene un entorno "tan favorable".  Así, ha dicho que de no afrontar los cambios necesarios se pondría en peligro incluso el empleo.

Blanco compareció este lunes, y a petición propia, en la Comisión de Sanidad de la Junta General del Principado de Asturias (JGPA) para explicar las medidas de ampliación de la jornada laboral en el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) que entraron en vigor el 1 de septiembre con el 'Acuerdo de 29 de agosto de 2012, del Consejo de Gobierno, por el que se regula la jornada ordinaria en el ámbito de los centros e instituciones sanitarias'.

El dirigente regional ha sostenido que él también es un trabajador de la sanidad y que no le gustan las protestas que ha tenido que soportar en el trayecto hasta el parlamento asturiano por parte de los que eran sus compañeros. Pero ha pedido a los profesionales "comprensión", precisamente por esa condición de alta cualificación. "O nos esforzamos todos o el sistema de salud pública corre peligro", ha advertido.

En este sentido, ha indicado que los esfuerzos del Principado van encaminados a "reorganizar los servicios en aras de lograr una mayor eficiencia en la utilización de los recursos, sin que afecte a la calidad asistencial prestada a los usuarios".

Faustino Blanco.

En su intervención, Blanco afirmó que la prioridad es mantener el esfuerzo "estructural", y aunque reconoció que implica trabajar "más", también aseguró que los salarios "no se tocan". Eso, y que con las reformas se contribuirá a ahorrarse entre 13 y 17 millones anuales por parte del Servicio de Salud del Principado de Asturias para contribuir al obligado cumplimiento del Plan Económico Financiero (PEF).

Ha reconocido que las amenazas de huelga que existe por parte de los sindicatos, que rechazan las reformas, le preocupa "muchísimo". Pero, ha añadido, que una situación de amenaza de huelga "no puede hacer a un Gobierno abdicar de su responsabilidad". Ha explicado que confía en que se lleguen a acuerdos por "consensos". Y precisamente durante su comparecencia se ha conocido que el Sindicato de Médicos Profesional de Asturias ha convocado una huelga para principios de octubre.

Blanco se ha referido en su intervención inicial al "neoconservadurismo" que busca privatizar sistemas sanitarios públicos para hacer negocio. Y ha afirmado que esas expectativas de negocio "son también las que amparan actuaciones de crispación y confrontación contra cualquier medida de reforma del sistema, con la intención de presentar esas actuaciones como inviables".

Descontento en la oposición
El diputado de Foro Asturias Albano Longo ha manifestado su protesta ante la supuesta negativa de la Junta General de no dejar asistir al Parlamento a los representantes sindicales. "Son criterios que supone alejar a los ciudadanos de las instituciones", ha manifestado. Y ha criticado la actitud de "desprecio" por parte del Gobierno hacia los sindicatos: "La cobardía del actual Ejecutivo lleva a ampararse en la gestión de Mariano Rajoy para hacer otra reforma encubierta que acarreará despidos masivos”.

Alfonso Román López, del PP, ha recordado la "debilidad parlamentaria" del Gobierno del PSOE, un argumento que ha utilizado para pedir mayor flexibilidad al Gobierno asturiano. Ha hablado de la "prudencia responsable" del PP, al ser consciente de la sanidad asturiana y de su papel en el contexto presupuestario. "Mantenemos una actitud expectante y prudente", ha manifestado, aunque ha reconocido sentirse "preocupado" por el "enrocamiento" del Ejecutivo regional. También ha pedido a los sindicatos el abandono del encierro para sentarse a negociar.

La diputada de IU Noemí Martín ha solicitado a Blanco que no se genere más desempleo desde el Gobierno regional. "La Administración no puede incrementar las listas del paro", ha señalado, y ha dicho que el Ejecutivo tiene que "sentarse a negociar" con los sindicatos.

Mientras, el diputado de UPyD, Ignacio Prendes, ha lamentado que se plantee el conflicto como "un pulso" y ha dicho que le preocupa la situación en la sanidad asturiana. Y ha pedido a Blanco un "esfuerzo" para llegar a un acuerdo.

Por último, Pilar Alonso, del PSOE, ha dicho que el Gobierno ha realizado un "diálogo continuado" con todas las organizaciones, incorporando algunas de sus propuestas. "Hay diálogo, pero el diálogo es cosa de todas las partes, no sólo de una", ha indicado. Y ha criticado la convocatoria de huelga del Simpa. "La agresión es a los ciudadanos que se van a ver afectados por esa huelga, que se van a ver afectados", ha lamentado.