Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:30

El Congreso da un primer voto de confianza a la modificación de la Ley del Medicamento

Los portavoces intentarán consensuar un centenar de enmiendas parciales a partir del lunes

Jueves, 13 de junio de 2013, a las 12:35

María Márquez. Madrid
Pese al apoyo del Grupo Parlamentario Socialista, la Izquierda Plural no ha logrado sacar adelante la enmienda a la totalidad presentada al proyecto de modificación de la Ley 29/2006 de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios. Con 181 votos en contra y 24 abstenciones han obstaculizado la iniciativa, si bien la norma arrastra 100 enmiendas parciales que comenzarán a debatirse el próximo lunes en el seno de una ponencia.

El portavoz de la Izquierda Plural, Gaspar Llamazares.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha defendido el proyecto de ley ante la Cámara baja, asegurando que supondrá un “paso para modernizar la legislación y adaptarla a la normativa europea”. Entre las ventajas destacadas por la ministra, una mayor seguridad para los pacientes ante los efectos adversos y un menor riesgo para acceder a medicamentos falsificados. Y en cuanto a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), el proyecto ministerial supondría aumentar un 9 por ciento sus ingresos por tramitar autorizaciones, modificaciones, renovaciones o mantenimiento de medicamentos en el mercado o la realización de evaluaciones científicas de los ya aprobados.

Ni la ministra ni el portavoz ‘popular’ de Sanidad, Manuel Cervera, han aludido en sus discursos a otras medidas que también estarían englobadas en la citada modificación normativa, tales como el freno a medidas autonómicas en materia farmacéutica (euro por receta; subastas); el control previo de publicidad en fármacos que requieran prescripción médica; e incluso referidas a la troncalidad (aumentar o reducir seis meses en algunas especialidades.). Cervera sí ha aludido a la necesidad de impulsar la “indicación” por parte de enfermeros y fisioterapeutas.

Gaspar Llamazares, portavoz de la Izquierda Plural (IP), ha criticado el eminente “fin recaudatorio” de la futura Ley, a la que ha definido como “de tasas y sanciones”. Así, ha dicho que se trata de “una Ley ilusionista porque el título no se corresponde con el contenido” que prima, según sus palabras, el aumento de tasas del 6 al 20 por ciento a partir de reglas que establecerán el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps). Para Llamazares se trata además de “un cajón desastre” en el que caben diversas medidas relativas a “cosméticos, medicamentos de uso humano y veterinario”. En cuanto a la farmacovigilancia, desde la IP han criticado que no se presta atención en “los efectos a medio-largo plazo de los medicamentos en pacientes crónicos” y que supone, ha recalcado, la cuarta causa de muerte en España y el 15 por ciento de los ingresos hospitalarios.

Apoyo explícito del Grupo Socialista

La portavoz socialista Guadalupe Martín ha sido la única de la oposición que ha mostrado el apoyo explícito a la enmienda defendida por Llamazares. Ha calificado el proyecto de “publicidad engañosa” y ha mostrado sus dudas sobre el acuerdo posible ante las 11 enmiendas parciales presentadas por su Grupo, al tiempo que ha hecho hincapié en las 30 ‘autoenmiendas’ por el propio Grupo Popular.

Desde el Grupo Vasco, su portavoz Isabel Sánchez ha anunciado su abstención en la votación y ha resaltado la importancia que supone la modificación de 36 artículos de un total de 113. Tanto Rosa Díez, portavoz de UPyD, como Conxita Tarruella, de CiU, han anunciado su voto negativo. Díez ha presentado 10 enmiendas parciales, y Tarruella ha apoyado la necesidad de transponer las directivas europeas aunque la idea ‘popular’ necesitaría complementarse con cuestiones relativas a los biosimilares, los equivalentes, el freno al copago farmacéutico hospitalario y el respeto a las competencias autonómicas.