16 nov 2018 | Actualizado: 14:50
Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Eduardo Portillo, jefe del Servicio de Neurocirugía.

Redacción. Pamplona
El Servicio de Neurocirugía del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) realiza, de forma pionera en España, intervenciones quirúrgicas con el apoyo del Servicio de Neurofisiología Clínica del CHN. Se trata de la aplicación de una nueva técnica que permite “vigilar” la función de las estructuras nerviosas próximas al objeto de la cirugía durante la intervención, para poder evitar los riesgos de lesión en ellas.

Esta técnica ha sido explicada por Eduardo Portillo, jefe del Servicio de Neurocirugía, y Javier Urriza, neurofisiólogo, que se han servido de un ejemplo práctico en quirófano para mostrar esta forma de actuación. Han explicado que la “neuromonitorización” permite controlar las estructuras nerviosas que algunas cirugías, como la neurocirugía, traumatología, cirugía vascular, cirugía maxilofacial u otorrinolaringología, pueden llegar a lesionar.

Mediante la neurofisiología, se estimulan estas estructuras nerviosas y se registran las respuestas producidas a distancia por la estimulación, de manera que estas sean constantes durante todo el proceso quirúrgico.

La unidad de Monitorización Neurofisiológica Intraoperatoria ha participado en la monitorización neurofisiológica de más de 350 pacientes de Neurocirugía y de Traumatología. La colaboración con el equipo de Neurocirugía, reconocido por su trayectoria en el ejercicio de una medicina de vanguardia, ha dado como resultado este nueva técnica ligada a los avances médicos y tecnológicos y a la capacidad de adaptación de los equipos médicos, que se ha caracterizado por un descenso de la agresividad de las intervenciones, gracias a la introducción de la cirugía mínimamente invasiva y la microcirugía en ciertas patologías, y el consiguiente acortamiento del tiempo de la operación y del periodo postoperatorio de recuperación. Los quirófanos están, además, dotados de equipamiento de alta tecnología.