Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:50

El COM de Guipúzcoa responde: “Urquía dimitió cuando se vio en minoría, no por acoso”

Iñaki Eizaguirre: “No se puede disolver la Junta si sus miembros no quieren cesar en el puesto”

Viernes, 13 de septiembre de 2013, a las 15:40

Carlos Cristóbal. Madrid
Las declaraciones del ex-presidente José María Urquía a Redacción Médica no han sentado bien en el Colegio de Médicos de Guipúzcoa (Gisep). Así, y pese a que la intención inicial era mantenerse al margen de polémicas, el presidente en funciones, Iñaki Eizaguirre, ha dado una versión muy diferente de los hechos que han derivado en la dimisión de Urquía y la suspensión del proceso electoral convocado en julio. Una versión en la que se acusa a Urquía de “incumplir lo acordado” cuando accedió al cargo y de dimitir solo cuando perdió apoyos.

“Me parece muy llamativo que se hable de bloqueo a su gestión cuando ha sacado adelante 106 de las 107 propuestas que realizó durante el año que estuvo al frente del colegio”, ha señalado Eizaguerre, vicepresidente segundo que ejerce en la actualidad como presidente en funciones y para quien las discrepancias comenzaron porque “a partir de las elecciones, empieza a incumplir los acuerdos a los que llegó con la candidatura encabezada Carlos Benito”, que fue secretario general cuando ambos grupos se unieron.

El actual presidente, que ha anunciado la convocatoria de elecciones próximamente, ha argumentado el recurso de alzada que cinco miembros de la Junta presentaron al Consejo General de Colegios de Médicos (Cgcom) arguyendo que “no se puede forzar a dimitir a un miembro si éste no quiere”, así como a una supuesta falta de transparencia en el proceso electoral: “Cuando se convocan unas elecciones se tienen que ofrecer datos como el calendario electoral, que sean aprobados en Junta, y en este caso no ha sido así”.

“Hemos admitido perder en las votaciones hasta que hemos dudado de la legalidad de sus propuestas”, ha explicado el presidente en funciones. Asimismo, ha desmentido los argumentos mostrados por Urquía para presentar su dimisión. “Lo hizo porque en el camino se fue quedando sin apoyos”, asegura recordando que, al verse en minoría, intentó parar la votación para elegir tesorero.

Uno de los puntos en los que más hincapié quiso hacer Urquía fue el apoyo de la Comisión de Deontología del colegio a su pretensión de celebrar elecciones. No obstante, dicho pronunciamiento carece de valor para Eizaguirre al considerar que no tiene potestad para ello. “No puede recurrir a la comisión que él mismo ha nombrado”, ha asegurado alegando que dicha medida “debe desviarse a Madrid”.

“Tomó la dirección equivocada, apartando al secretario de sus funciones y apoyándose en su mayoría para hacer lo que quisiera”, ha concluido el presidente en funciones, que ha calificado como “de indefensión” la situación vivida durante una legislatura “muy dura”.