15 dic 2018 | Actualizado: 19:00
mié 16 febrero 2011. 12.34H

Redacción. Zaragoza
El Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de Aragón ha elaborado un decálogo para una correcta salud visual cuando se utilizan dispositivos electrónicos. El presidente del Colegio Nacional de Ópticos Optometristas de Aragón, Fernando Villacampa, ha asegurado que “aproximadamente un 75 por ciento de los usuarios de ordenador padecen el denominado Síndrome de la Fatiga Visual”.

Así, ha explicado que si se dedican muchas horas a una lectura intensiva los ojos se pueden resentir, pero “más aún si se utilizan dispositivos como e-books, tabletas, iPhone o el ordenador”. Éstos, suelen situarse a distancias más alejadas que la lectura convencional y los síntomas son varios.

Por un lado, se aprecian molestias oculares como tensión, pesadez de ojos, picores, quemazón, necesidad de frotarse los ojos, somnolencia, escozor ocular, aumento del parpadeo. También pueden surgir trastornos visuales como dificultad al percibir los caracteres en las pantallas, visión borrosa al mirar de lejos, diplopia (visión doble).

Los síntomas extraoculares son las cefaleas, vértigos y sensaciones de desasosiego y ansiedad, además de molestias en la nuca y la columna vertebral, que también se pueden presentar.

Según el coordinador de la Vocalía Multimedia del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, Carlos Bonafont, “hasta hace poco tiempo los ordenadores eran utilizados casi exclusivamente por los adultos, pero actualmente la población infantil usa cada vez más estos dispositivos tanto en la escuela como en casa. Hay que considerar que los niños tienen una capacidad enorme para adaptarse al estrés visual y aguantar la fatiga cuando algo les interesa y por ello son más susceptibles de sufrir complicaciones derivadas del uso de ordenadores, consolas”.

Por todos estos motivo, han elaborado un decálogo para una correcta lectura electrónica con la finalidad de evitar estos problemas y mantener una correcta salud visual. El Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de Aragón recomienda tener en cuenta una serie de consejos, especialmente si se utilizan soportes electrónicos para la lectura.

En primer lugar proponen hacer un descanso cada cierto tiempo. Una pausa de 5 minutos por cada hora de lectura será suficiente. Puesto que los trastornos relacionados con el Síndrome de Fatiga Visual son provocados por trabajar reiteradamente a la misma distancia y realizar las mismas actividades musculares propone descansar los ojos, alternando la visión entre un objeto cercano y otro lejano(mirando por la ventana, por ejemplo).

Una tercera pauta que apuntan es la necesidad de parpadear. Debido a la concentración, se suele hacer mucho menos de lo normal. Si la frecuencia media del parpadeo es de 20 veces por minuto, cuando se fija la visión, se hacer sólo 5 veces por minuto. Si aún así los ojos muestran sequedad se puede recurrir a un colirio previo consejero del óptico-optometrista.

Un cuatro paso sería ajustar el brillo y contraste de la pantalla para que esté consonancia con la iluminación de la zona de trabajo. Reducir la luz ambiental permitirá poder suavizar el brillo del monitor, mejorando así la visualización del texto.

También hay que asegurarse de que se tiene la luz apropiada, mejor si es natural. Pero el exceso de luz también puede ser perjudicial por lo que no se tiene que colocar la pantalla de frente o de espaldas a una ventana o cualquier fuente de luz directa. Es mejor la iluminación lateral, evitar los reflejos y es importante tener en cuenta la posición de la pantalla respecto de las fuentes de luz.

Finalmente, no hay que olvidar someterse a una revisión visual anual. Defectos no corregidos, incluso de pequeña magnitud, como hipermetropía, vista cansada, astigmatismo, así como disfunciones en la acomodación o la visión binocular, pueden contribuir a que aparezcan síntomas molestos a causa de las exigencias visuales en visión próxima.