19 nov 2018 | Actualizado: 15:00
Jueves, 11 de diciembre de 2014, a las 20:09
Redacción. Valencia
La actual Junta Directiva del Colegio de Médicos de Valencia ha detectado un agujero contable de al menos un millón de euros en la auditoría de las cuentas de la institución (que aún no ha finalizado) que dejó la anterior dirección, dirigida por Rosa Fuster, y que ya ha denunciado a los juzgados. Así lo ha señalado este jueves la actual presidenta, Mercedes Hurtado, en la tradicional comida navideña que ha ofrecido a los medios de comunicación, en la que ha recalcado que su intención es recuperar todo el dinero de las cuotas colegiales que no se encuentra.

Mercedes Hurtado.

Hurtado, que ganó las elecciones al cargo el pasado mes de junio, ha señalado que 500.000 euros saben dónde pueden estar pero que de los otros 500.000 “no tienen ni idea”. En este sentido, ha explicado que han decidido denunciarlo para “no ser cómplices” y “poder recuperar el dinero”. No obstante, ha aclarado que si no se pudiera recuperar “no pasaría nada” porque la institución no está “en bancarrota” y ha subrayado que en un año esperan tenerlo consolidado. Hurtado ha destacado que este año lo afrontan “con muchos retos”, con una junta “muy cohesionada” y “dispuesta a darle la vuelta a este colegio”, del que ha dicho que es “el mejor” y el tercero en número de colegiados de España.

“Tenemos mucha fuerza y hay que avanzar en modernizarse y para ello hay que hacer muchas cosas”, ha dicho. Así, ha destacado que en sus seis primeros meses de mandato, ya ha puesto en marcha la auditoría, se ha reunido con las sociedades científicas, con jefes de especialidades y con organismos e instituciones, está renovando convenios e intentando introducir ventajas al tiempo que ha afirmado que van a poner en marcha un portal de transparencia.

Por otra parte, respecto a la crisis del ébola, ha comentado que se ha gestionado “bien” ya que en la intranet del Hospital La Fe de Valencia, actualmente el único de referencia en la Comunidad Valenciana, se actualizaban constantemente los protocolos, lo que es “bueno” porque significa que se “mejora”. No obstante, ha admitido que sí que ha habido alarma social y, al respecto ha apuntado que la información es “la mejor manera” para evitarla. De hecho, ha destacado que cuando han hablado las “voces expertas” las cosas han quedado “más clarificadas”.