11 dic 2018 | Actualizado: 19:00

El Colegio de Médicos de Málaga aboga por que desaparezca el concepto de exclusividad

Critican que el SAS obligue a los médicos a renunciar al complemento específico

mar 11 noviembre 2014. 18.35H
Redacción. Málaga
El Colegio de Médicos de Málaga ha insistido una vez más en la necesidad de que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) elimine el concepto de exclusividad.

Juan José Sánchez Luque, presidente del Colegio de Médicos de Málaga.

En un comunicado en su página web, las áreas de Profesionalismo Médico y Asesoría Jurídica del colegio afirman que “la obligación que el SAS impone a los médicos andaluces de renunciar al  complemento específico como condición para poder compatibilizar su actividad pública y privada supone un claro agravio comparativo y un injustificado perjuicio respecto al resto de médicos de otras comunidades autónomas”. De hecho, en la mayoría de las comunidades la percepción de este complemento económico específico ha dejado de ser restrictivo, informa el colegio, y su  percepción se ha  desvinculado  del concepto de exclusividad y se generaliza a todos los profesionales.

Pero en Andalucía se sigue obligando a los médicos del SAS que quieran compatibilizar su actividad privada a renunciar de forma expresa por escrito a la percepción del complemento específico de dedicación exclusiva, en su totalidad. Algunos de los casos que lleva la Asesoría Jurídica del colegio a diferentes médicos de Málaga y provincia sancionados por cobrar el complemento de dedicación exclusiva se han hecho a profesionales eventuales, contratados a veces por días o meses,  a porcentajes del 33 por ciento, 50 por ciento o 75 por ciento y a los que, sin embargo, se les limita la posibilidad de compatibilizar esas precarias contrataciones con una actividad privada que le permita acceder a una remuneración digna y suficiente, según informa el colegio.

A este tipo de contrataciones parciales y eventuales, que por el colectivo se designan como precarias, se le impone la necesidad de hacer un nuevo trámite de compatibilidad cada vez que se les contrata en centros diferente. En muchos casos ni la propia Administración les advierte de tal requisito, dando lugar a que el profesional le puedan abrir expediente por no haber renovado dicha compatibilidad.