21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

El Colegio de Médicos de las Palmas alerta de riesgo de contagio en las Urgencias del General de Fuerteventura

Considera que el servicio se ha trasladado a “espacios comunes e inadecuados”

Martes, 20 de enero de 2015, a las 12:21
Redacción. Las Palmas
El Colegio de Médicos de las Palmas exige a la Consejería de Sanidad “que de forma prioritaria y urgente termine las obras destinadas a la ubicación definitiva del Servicio de Urgencias del Hospital General de Fuerteventura”, al considerar que el servicio se ha trasladado a “espacios comunes e inadecuados” para la atención a pacientes que suponen un riesgo de contagio.

Cabrera.

“Estos espacios suponen un riesgo de contagio entre enfermos y al personal sanitario por reunir diversas condiciones favorecedoras para la dispersión de los gérmenes: ausencia de ventilación exterior, aire acondicionado con bajas temperaturas y hacinamiento. Mantener esta situación ante la próxima epidemia de gripe que se espera supone una flagrante irresponsabilidad”, ha señalado el presidente del colegio, Pedro Cabrera.

“Hacinamiento de pacientes”

Por otro lado, ha denunciado que el hacinamiento de pacientes, separados por pequeños biombos de tela en espacios sin ventilación, es especialmente llamativo. “En el área de exploración, situada en un área diseñada como almacén, hemos sido testigos de cómo un octogenario grave se encontraba junto a un niño de pocos años y frente a una mujer, compartiendo pocos metros cuadrados”, ha añadido Cabrera.

Por otra parte, ha explicado que la fragmentación del servicio, distribuido en diferentes plantas, aísla a los médicos y dificulta el reparto de la carga de trabajo de una plantilla ya considerada escasa.

“El personal sanitario es forzado a trabajar en medio de las camillas de pacientes graves, todos alrededor de la misma mesa. En estas condiciones, resulta imposible mantener un mínimo de concentración para garantizar un diagnóstico y un tratamiento correcto”, ha dicho.

Asimismo, ha señalado que “la inexistencia de un despacho médico obliga a informar a los familiares en medio de un espacio común donde todos se enteran de todo. La antítesis de la confidencialidad”.

Piden amparo al colegio

Por otro lado, desde el colegio aseguran que los profesionales de Urgencias han pedido amparo a esta entidad ante la “insensibilidad de la Consejería de Sanidad, al no responder ni siquiera a sus peticiones escritas.

“La atención urgente se está prestando en espacios en los que es prácticamente imposible desarrollar la atención médica con un mínimo de calidad, resultando inverosímil mantener la intimidad de los pacientes y garantizar la confidencialidad de la relación médico-enfermo”, concluye Cabrera.