10 dic 2018 | Actualizado: 09:10
mié 18 mayo 2011. 18.26H

Redacción. Santander
El Colegio de Médicos de Cantabria (CMC) ha criticado que el Servicio Cántabro de Salud (SCS) haya eliminado el número de colegiado de las recetas médicas y haya colocado en su lugar el número de identificación personal (NIP), "con el consiguiente desconcierto y confusión" producido entre los profesionales sanitarios y pacientes, "bloqueando, en varios casos, las consultas".

José María Ostolaza director del SCS y Carlos León, presidente de los médicos cántabros.

Para el CMC, el Servicio Cántabro de Salud “interpreta” las normas "según su interés" y olvida que mantener el número de colegiado en las recetas médicas es una “garantía” de seguridad y control en favor de los pacientes. Asimismo, la medida adoptada por el SCS, además de crear “descontento” y “confusión” entre los médicos y pacientes, supone la continuación de una “guerra abierta" por el SCS, que el Colegio de Médicos de Cantabria "no entiende ni comparte".

Así se lo transmitió el colegio a la Consejería de Sanidad en la reunión que mantuvieron el mes pasado, donde la Administración justificó dicha medida en relación a "temas informáticos", razón que "se aleja del interés real existente, que no es más que tratar de minar y terminar con la existencia de cualquier entidad independiente, como lo es la institución colegial, que suponga un obstáculo a su libre y unilateral toma de decisiones", afirman.

A juicio de la institución médica colegial, la sustitución del número de colegiado por el NIP supone “invadir” la independencia del colegio profesional, un "acto irresponsable extralimitado, erróneo y reprobable", en línea con las actividades iniciadas desde la Consejería de Sanidad "encaminadas a impedir un control de la buena praxis de los profesionales".

Por otra parte, el Colegio de Médicos ha recordado que, en el reciente Foro Electoral realizado en sus instalaciones y al que asistieron los representantes de las principales formaciones políticas, tanto el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) como el Partido Popular (PP) apostaron por mantener la colegiación universal, mientras que el Partido Socialista abogó por la colegiación voluntaria, por lo que desde el CMC se espera que el próximo Gobierno regional, que salga de las elecciones del 22 de mayo, “ponga una nota de madurez y sensatez en una cuestión tan prioritaria como es la salud de los ciudadanos”.

En este sentido, desde el CMC se ha remarcado que "es un objetivo de la profesión proteger al ciudadano, y para ello es necesario ser independientes y no estar sujetos a control político", algo de lo que la colegiación es la “única garantía”. En su opinión, la colegiación obligatoria debe ser entendida como "la única fórmula para garantizar la buena práctica profesional, ya que si no se involucra a todos los profesionales sanitarios, no hay control".