Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 09:15

El Colegio de Médicos logra que a los forenses judiciales se les dé el tratamiento que corresponde

En ocasiones no se les permite sentarse en estrados junto al Ministerio Fiscal, apunta la corporación

Martes, 25 de noviembre de 2014, a las 13:23
Redacción. Madrid
Por norma general, muchos juzgados y tribunales no permiten que el médico forense se siente en estrados junto al Ministerio Fiscal para informar sobre sus informes de sanidad, según señala el Colegio de Médicos de Madrid en un comunicado. “Seguramente”, apunta el colegio, “esto sea debido al desconocimiento de lo establecido en el artículo 32.2 del Real Decreto 296/1996, de 23 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico del Cuerpo de Médicos Forenses”.

Emilio Villa.

Como consecuencia de ello, el médico forense se ve obligado a informar y manejar la documentación en la que se basa su informe de pie, ante el micrófono de los estrados, sin el tratamiento y consideración debidos hacia el mismo, en función de su condición.

Un grupo de colegiados, pertenecientes al Cuerpo de Médicos Forenses, se dirigió a la Asesoría Jurídica del Colegio de Médicos solicitando la colaboración y ayuda de la corporación para conseguir que se les dispensara el trato y consideración que se merece este colectivo, de acuerdo con lo dispuesto en el Real Decreto.

El colegio, a través de su secretario general, Emilio Villa Alcázar, remitió una carta al Consejo General del Poder Judicial, en la que se solicitaba de dicho organismo el trato y consideración que se merece este colectivo.

El Consejo General del Poder Judicial, por escrito de fecha 13 de noviembre de 2014, ha contestado a esta iniciativa del Colegio admitiendo que el Cuerpo de Médicos Forenses, cuando comparezca a informar ante las autoridades Judiciales, lo hagan en estrados, con las consideraciones debidas a su condición de autoridad y dándoseles las facilidades precisas para el ejercicio de sus funciones, así como la utilización de sus notas y piezas de convicción, como demandaba el colectivo, solicitando al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid el cumplimiento de este tratamiento y consideración contemplados en el citado artículo 32.2.