Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 10:40

El Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza detecta “inconvenientes graves” en la prescripción por principio activo

Critica que el objetivo que persigue el Gobierno es “dar un tijeretazo” al sector

Jueves, 03 de noviembre de 2011, a las 11:08

Juan Carlos Gimeno, presidente del COF de Zaragoza.

E.P. Zaragoza
El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza, Juan Carlos Gimeno, ha apreciado que la prescripción obligatoria por principio -que implica que la oficina de farmacia dé el medicamento de ese principio activo que sea más barato- va a suponer “inconvenientes graves” a todo el sector farmacéutico en general “y, sobre todo, a la oficina de farmacia”.

Gimeno ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que la medida tiene de positivo que facilita la dispensación en la oficina de farmacia, pero ha criticado el objetivo que persigue el Gobierno con ella, que es “dar un tijeretazo” al sector farmacéutico.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza ha argumentado que en los últimos diez años ha quedado demostrado que los “recortes” en la farmacia “vía decreto” no han solucionado el problema del “agujero financiero del sistema público sanitario”.

“El problema no está en la farmacia”, ha remarcado, que representa aproximadamente el 20 por ciento del gasto sanitario, sino en el otro 80 por ciento restante, donde “existen los problemas de gestión y eficiencia” y “no ha habido control del gasto”, ha opinado.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza ha lamentado el “impacto económico grave” de las últimas medidas adoptadas en su sector y también de la entrada en vigor este 1 de noviembre de la prescripción por el nombre del principio activo del medicamento y no de la marca.

En este sentido, ha detallado que en Aragón se ha reducido el gasto farmacéutico entre julio de 2010 y julio de 2011 el 12 por ciento, frente al nueve por ciento de la media nacional, a lo que hay que sumar un diez por ciento de reducción en los últimos años.

Asimismo, ha expuesto que en 2010 se ahorraron 3.000 millones de euros en el Sistema Nacional de Salud por el pago de recetas y con la nueva medida se esperan ahorrar unos 2.000 millones de euros más.

Juan Carlos Gimeno ha observado que a pesar de esta reducción en los ingresos de las oficinas, “se mantienen los gastos inherentes al funcionamiento, como sueldos, luz y gastos generales” y ha vaticinado que todo esto va a producir una “grave crisis y deterioro en los próximos meses” y “se va a notar que no se contrata gente”.

También se ha referido a las industrias farmacéuticas, de las que ha dicho que “no sé si van tener capacidad económica para resistir este envite” y si se ralentizará por falta de recursos suficientes la investigación y el desarrollo de nuevos fármacos, además de afectar a los puestos de trabajo.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza ha explicado que la nueva normativa incrementa el margen profesional a las oficinas de farmacia que tengan una facturación anual por debajo de los 200.000 euros “para que puedan luchar por la supervivencia”.

También ha comentado que la medida va a producir pérdidas en el stock “porque ha habido pocos días para sacar esto adelante”y se deberá prestar una “especial atención” al paciente para “explicarle concienzudamente que el medicamento que se le da es el equivalente al que le ha prescrito el médico” y “el ciudadano no tenga confusión a la hora de llevarse el medicamento”.

Por todo esto, ha comentado que si bien le parece “correcta” la prescripción por principio activo, “no es sensata la disminución de precios y la espiral en la que hemos entrado” en el sector.