19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

El colectivo médico pide a Sanidad una estrategia estatal contra la tuberculosis

La OMC, Separ, Cruz y Roja y SEMG solicitan al Ministerio que coordine la elaboración de un programa preventivo al mismo nivel que el del VIH

Miércoles, 29 de mayo de 2013, a las 12:25

Javier Leo / Imagen: Adrián Conde. Madrid
La Organización Médica Colegial (OMC), la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), Cruz Roja y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), han presentado este miércoles la Red contra la Tuberculosis y por la Solidaridad, una iniciativa coordinada por SEMG que tiene como objetivo informar, sensibilizar y formar tanto a médicos como a ciudadanos sobre el impacto de esta enfermedad entre los colectivos más desfavorecidos. Entre las reivindicaciones de la Red, liderada por Julio Ancochea, se encuentra la creación de una estrategia estatal contra la tuberculosis que coordine desde el Ministerio de Sanidad la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de esta patología.

De izquierda a derecha: Juan Jesús Hernández, responsable del Plan de Salud de Cruz Roja Española; Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC; Pilar de Lucas, presidenta de Separ; José Caminero, de la Uicter; y Mercedes Otero, vicepresidenta de SEMG.

El presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, ha solicitado que se vuelquen los mismos esfuerzos contra la tuberculosis que contra el VIH ya que “andan a la par tanto en número de afectados como de muertos (…) es un problema lo suficientemente importante como para que el Estado actúe”. En España se diagnostican cada año 5.000 nuevos casos de infecciones declaradas, aunque los expertos calculan que la cifra podría superar los 12.000. Los más afectados son los estamentos sociales más desfavorecidos, entre los que destacan los inmigrantes de Sudamérica, el Magreb, África subsahariana y Europa del este, que acumulan aproximadamente el 50 por ciento de los casos en nuestro país.

A juicio de Sendín, es necesario responder a esta epidemia desde una “perspectiva ética” y teniendo en cuenta que “la política y la economía son dos determinantes de salud tan influyentes como cualquier práctica médica”. Por su parte, Pilar de Lucas, presidenta de la Separ, ha destacado que “no debe ser admisible que se den casos mortales con los medios de los que dispone el Sistema Nacional de Salud (SNS) hoy en día”. “La tuberculosis es un problema de política, equidad y solidaridad tanto como de salud pública”, ha enfatizado De Lucas, quien ha recordado que Separ lleva varios años esperando la respuesta del Ministerio de Sanidad para empezar a elaborar la estrategia nacional.

Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC.

Pilar de Lucas, presidenta de la Separ.

José Caminero, de la Unión Internacional contra la Tuberculosis y las Enfermedades Respiratorias (Uicter), ha sido el más crítico con el papel de la Administración calificando como una “vergüenza” que en España se alcancen cifras de 20 afectados de tuberculosis por cada 100.000 habitantes. “Ningún Gobierno ha elaborado un plan de lucha contra la tuberculosis porque como es una enfermedad de pobres nos genera poca alarma”, ha sentenciado. Caminero también ha denunciado la ‘pasividad’ de las comunidades autónomas en la lucha contra la infección subrayando que tan solo Madrid, Galicia y Cataluña están haciendo algún esfuerzo. Por el contrario, Canarias, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha o Castilla y León que “piensan que con tener una estrategia escrita es suficiente, y se olvidan de aplicarla”.