17 nov 2018 | Actualizado: 19:00

El Clínic incorpora la última generación del robot Da Vinci

El especialista Antonio de Lacy dirige la unidad que lo emplea

Lunes, 03 de noviembre de 2014, a las 17:57
Redacción. Barcelona
El Hospital Clínic de Barcelona se ha convertido en el primero en hacer uso de la última generación del Da Vinci, el Xi, un equipamiento de alta tecnología en especial apto para realizar intervenciones de cirugía gastrointestinal con la mínima invasión del paciente.

Antonio de Lacy.

Además, en un futuro cercano, permitirá realizar, de una forma más óptima que hasta ahora, operaciones de un solo orificio gracias a la aplicación de la tecnología Single Port (SP). Con esta adquisición, el Clínic lleva a cabo una apuesta decidida por la robótica en sus intervenciones quirúrgicas.

La cuarta generación del sistema Da Vinci (la denominada Xi) llega al hospital de la mano del Servicio de Cirugía Gastrointestinal, con Antonio de Lacy al frente, un equipo referente y pionero en la utilización de nuevas tecnologías en procedimientos quirúrgicos. La compra e instalación del sistema ha sido posible gracia a una donación de la Fundación Privada Cellex.

De hecho, Lacy, reconocido en especial por su experiencia en cirugía por orificios naturales, asesorará desde este ahora a Intuitive Surgical, fabricante del robot da Vinci, para expandir este sistema quirúrgico por Europa y desarrollar nuevas aplicaciones e instrumentos para la máquina en el ámbito de la cirugía gastrointestinal.

“El futuro de la cirugía pasa por la robótica, sin ninguna duda, y ésta es la razón por la cual el Hospital Clínico ha optado por esta tecnología”, ha explicado Antonio de Lacy.

Un robot al servicio del cirujano

El nuevo robot da Vinci Xi incorpora importantes novedades en su estructura que abren la puerta a realizar un gran número de intervenciones de cirugía gastrointestinal desde un abordaje mínimamente invasivo y con una mayor precisión en relación a la laparoscopia convencional. Su estructura de brazos quirúrgicos suspendidos, junto con una plataforma móvil, permite abordar la cirugía desde ángulos que con otros robots no era posible. Esta funcionalidad posibilita colocar el carro quirúrgico en cualquier posición alrededor del paciente y acceder a los cuatro cuadrantes anatómicos.

Esto se traduce en mayor capacidad de maniobra, lo que ofrece al cirujano un mayor y mejor acceso a la zona por operar.
El robot, además, está dotado con unos brazos más pequeños y delgados y con nuevas articulaciones que ofrecen una capacidad de movimiento muy amplia. La mayor longitud de los instrumentos permite un gran rango operativo. Otra característica destacable del nuevo modelo es la fluorescencia, mediante la cual el cirujano puede ver la vascularización de los órganos en tiempo real. También cuenta con un sellador de vasos y una endograpadora.

Ventajas de la cirugía de mínima invasión

Tal y como ha explicado Frank van Hyfte, director de ventas de Intuitive Surgical en Europa, fabricante del robot, “el nuevo sistema suma las ventajas de la cirugía mínimamente invasiva, que básicamente se traducen menor agresividad para el paciente en comparación con la cirugía abierta, la visión tridimensional y la mayor maniobrabilidad de los instrumentos, superior, incluso, a la de la mano humana”. Según Xavier Carbonell, CEO de Palex – distribuidores del sistema robótico– “el principal objetivo por el que trabaja Palex es proporcionar a los profesional del sector médico los equipamientos más avanzados tecnológicamente para contribuir a que sigan obteniendo los mejores resultados clínicos para sus pacientes”.