13 nov 2018 | Actualizado: 19:10

El Ciclo del Aula Montpellier, comprometido con la divulgación

Alfredo Pérez Lambán destaca que es una iniciativa pionera en el sector

Viernes, 30 de noviembre de 2012, a las 17:13

Ricardo Martínez / Imagen: Adrián Conde. Zaragoza
Ha comenzado un nuevo Ciclo del Aula Montpellier, una idea convertida en realidad, difícil de mejorar y que ha sabido adaptarse a las exigencias de los tiempos, tal y como ha expuesto su director Alfredo Pérez Lambán. Se trata de un proyecto que “sigue moviéndose” y que responde a la  reorientación que exigen “los tiempos de cambio profundo que vivimos”. El Aula Montpellier es pionera en el sector sanitario y acumula una experiencia que Pérez Lambán pretende que sea “un incremento de productividad,  un valor añadido que nos afiance aún más”. El ciclo tiene una finalidad divulgativa, formativa y educadora, que parte de unas premisas desinteresadas, altruistas y vocacionales.

Alfredo Pérez Lambán, director de la Clínica Montpellier.

Tomás Tenza, gerente del Servicio Aragonés de Salud.

Tomás Tenza, gerente del Servicio Aragonés de Salud, ha querido trasladar la felicitación a la organización por las doce ediciones anteriores, que han permitido llegar al decimotercer ciclo. Tenza ha reflexionado sobre la situación de conflicto que vive el ámbito sanitario y confía en que se “recapacite” porque la imagen que se está ofreciendo le produce “tristeza”.  El gerente del Servicio Aragonés de Salud asegura que “cuando se agote el discurso economicista y organizativo, quedará el sustrato ético en el correcto análisis de los dispositivos”. Asimismo, entiende que en el futuro la cartera de priorización será evidente y ha señalado que “no se pueden reducir costes sin analizar cómo se está haciendo”.

Carlos Romeo Casabona, catedrático de Derecho Penal.

La conferencia inaugural ha sido pronunciada por Carlos Romeo Casabona, doctor en Derecho y en Medicina, catedrático de Derecho Penal, director de la Cátedra Interuniversitaria de Derecho y Genoma Humano de la Universidad de Deusto y Universidad del País Vasco, que ha abordado los dilemas éticos  y jurídicos actuales relativos a los datos de salud. Esta información es considerada “sensible, frente a cuya utilización abusiva fuera del contexto médico-asistencial somos más vulnerables, por lo cual requieren una protección legal reforzada. De ahí que tengamos que preguntarnos si el secreto médico, derecho y deber del profesional al mismo tiempo, es por sí sólo suficiente para este cometido".

Romeo Casabona  estima que "para tener un panorama más completo, se deben tener también en cuenta los datos genéticos que se pueden obtener en la actualidad a partir de los análisis correspondientes, pues éstos tienen una característica nueva muy peculiar, ya que pueden predecir enfermedades genéticas mucho antes de que aparezcan los primeros síntomas, como la enfermedad de Hungtinton, o al menos revelar una especial predisposición para desarrollar una enfermedad determinada, como el cáncer de mama en la mujer". El experto ha remarcado que "la investigación biomédica actual utiliza cada vez con más frecuencia muestra biológicas humanas, y para facilitar su obtención al investigador se han creado los biobancos, pero también aquí surgen otras reflexiones sobre los sujetos fuente y sus datos”, por lo que señala que con “la información genética hay que extremar aún más las precauciones”.

De izquierda a derecha: Enrique de la Figuera, presidente del Colegio de Médicos de Zaragoza; Tomás Tenza, gerente del Servicio Aragonés de Salud; Alfredo Pérez Lambán, director de la Clínica Montpellier; Carlos Romeo Casabona, catedrático de Derecho Penal y ponente de la conferencia inaugural; y Manuel Bueno, presidente de la Real Academia de Medicina de Zaragoza.

Manuel Farnández Ilarraza, miembro del Consejo Rector de Asisa; Luis Miguel Tobajas, secretario de la RAMZ; y Carlos Izuel, delegado de Asisa en Zaragoza.

Francisco José Carapeto, miembro del comité organizador del Aula Montpellier; Carlos Gómez Gil, coordinador del Área de Urgencias de la Clínica Montpellier; y Rafael Gómez Lus, miembro del comité organizador del Aula Montpellier.

A la izquierda, Alfredo Gaudes, responsable de unidades móviles del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón, y José Manuel Cardiel, vocal del Colegio de Médicos de Zaragoza. En la imagen de la derecha: José Luis Labat, dircom del Colegio de Médicos de Zaragoza y Ricardo Martínez, redactor de Sanitaria 2000.

Imagen de la sala donde se ha celebrado la inauguración del XIII Ciclo del Aula Montpellier.